Nacionales

Joven madre logra terminar su carrera universitaria vendiendo cartones de bingo

Con la venta de cartones de juegos de azar, Mabel Cáceres logró culminar una carrera universitaria y, tras defender su tesis, se convirtió en licenciada en Radiología e Imágenes. La joven es madre de un niño de dos años y vive en la ciudad de Encarnación.

Mabel Cáceres, de 24 años, es hija de María Angélica Cardozo y Cirilo Cáceres, con quienes vive desde hace más de siete años en el barrio Itá Paso, en el Departamento de Itapúa.

Su madre se dedica a la venta de frutas desde hace 25 años y ya es conocida por los encarnacenos.

caceres m.jpg

La joven dijo que su padre le dio la idea de vender cartones de Tele Bingo Triple para pagar su facultad.

"Primero tenía vergüenza, pero luego ya se me fue el miedo, empecé a vender y soy una de las mejores vendedoras", mencionó entre risas.

Para lograr financiar sus estudios, Mabel se colocaba todos los sábados y domingos en el semáforo ubicado sobre la ruta 1 Mariscal Francisco Solano López, en la ciudad de Encarnación.

"Siempre estaba ahí trabajando, no había lluvia o hambre que impida. Tenía que trabajar para poder culminar mis estudios", manifestó en una entrevista con el sitio digital Itapúa en Noticias.

La profesional comentó que logró culminar su carrera universitaria en cinco años, en el Instituto Superior Profesional Avanzado de Encarnación, debido a que tuvo que abandonar sus estudios durante un año, tras haber quedado embarazada de su hijo Mateo Daniel.

mabel caceres y bebe.jpg

"Con sacrificio lo pude lograr y terminé mi carrera al fin, demasiado feliz estoy", contó con una alegría inmensa.

Recordó que el mes pasado, el día en que iba a defender su tesis, pidió a su madre que la acompañara porque no quería llegar sola a la institución educativa.

"Cuando mi amiga me iba a maquillar, yo temblaba todo. Después me tranquilicé y fui a retirar mis recuerditos para los jurados. Luego llegué a mi facultad, los tres miembros eran extremadamente especiales, hacían una pregunta impresionante, igual logré salvar y con éxito también pase", relató.

mabel y su familia.jpg

La joven tenía que conseguir G. 5.000.000 para realizar la tutoría de su tesis y las impresiones de los libros, por lo que tuvo que solicitar un préstamo en un banco y debe pagar mensualmente 12 cuotas de G. 250.000.

mabel y compas1.jpg

La profesional dijo que su hijo de dos años no fue ningún impedimento para dejar su estudio universitario y que gracias a Mateo logró culminar su carrera.

"Gracias a mi bebé, a mi familia que siempre me apoyaron, a Mateo a pesar de todo, porque tuve que estudiar, tuve que ir a trabajar en el semáforo a vender Bingo y estoy muy orgullosa de eso", refirió.

mabel y mateo.jpg

Mabel anhela poder conseguir un buen empleo para de esa manera sacar a su pequeño hijo adelante y ayudar a sus padres.

Temas

Dejá tu comentario