Nacionales

José María Ibáñez, el segundo en renunciar presionado por la ciudadanía

El diputado José María Ibáñez se convierte en el segundo legislador involucrado en casos de corrupción que se vio obligado a presentar su renuncia. El primero fue Jorge Oviedo Matto, quien meses después disfruta de su reelección.

Como consecuencia del caso de los caseros de oro, la indignación ciudadana se centró en José María Ibáñez –con manifestaciones en el microcentro de Asunción y en el interior, además de escraches frente a su vivienda– y empezó a extenderse a los diputados que lo salvaron de la pérdida de investidura en la sesión de la Cámara Baja del miércoles pasado.

Lea más: José María Ibáñez presenta su renuncia ante presión ciudadana

Tal es el caso del colorado Néstor Ferrer, quien representa al Departamento Central por la Asociación Nacional Republicana (ANR). Sus vecinos de San Lorenzo llegaron hasta su propiedad, donde lanzaron papel higiénico en medio de mucho bullicio.

Es que fue uno de los seis diputados que votó en contra de la destitución, pero también están los 42 que se abstuvieron y que así salvaron a Ibáñez, junto con los cinco ausentes que se registraron en el pleno.

Varios de estos legisladores ya estaban siendo blanco de reproches y a dos horas de que se realizara una gran movilización en la Plaza de Armas, presionaron a su colega para que renuncie y así calmar la ira de la ciudadanía.

Aun así, parte de la población se hizo sentir frente al Congreso Nacional, donde además exigieron revertir el acuerdo de las notas reversales de Yacyretá.

manifestacion contra ibañez y notas reversales de eby en plaza de armas

La dimisión de José María Ibáñez debe ser estudiada en la Cámara de Diputados, que tiene prevista una sesión extra este martes.

Caso González Daher marca historia

Ningún parlamentario quiere pasar por la humillación que sufrió Óscar González Daher, quien el 22 de diciembre del año pasado se convirtió en el primer legislador de la era democrática en perder su investidura.

En este sentido, marcó la historia del país, pero también sentó un precedente para la ciudadanía, que desde entonces es más consciente de que es una posibilidad deshacerse de los corruptos que ocupan bancas en el Congreso, pero para ello es necesario hacerse escuchar.

Nota relacionada: Histórico: Senado destituye a Óscar González Daher

Luego de movilizaciones y varios escraches el senador Óscar González Daher fue destituido, pero el castigo de sus colegas solo duró seis meses, pues el Partido Colorado no lo excluyó de su lista de candidatos para las elecciones generales, a pesar de que los audios filtrados del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados lo involucran en un esquema de manipulación de la Justicia, cuando presidía el órgano juzgador y donde estaba como representante de la Cámara Alta.

gonzález daher2.JPG
<p class=Óscar González Daher fue reelecto meses después de haber sido destituido del Senado." id="1003480-Libre-1925947210_embed" />

Óscar González Daher fue reelecto meses después de haber sido destituido del Senado.

La Asociación Nacional Republicana (ANR) alegaba entonces que González Daher no fue condenado por el caso y, por tanto, defendía su presunción de inocencia; en tanto que la ciudadanía no lo perdonó y siguió escrachándole, incluso el mismo día en que votó.

Con la ayuda del sistema de listas sábana, recuperó su banca en el Senado, pero ya evitando apariciones públicas y declaraciones ante la prensa.

Teniendo en cuenta este precedente, en el periodo parlamentario anterior los legisladores reglamentaron la figura de pérdida de investidura para impedir que se repita el caso con ellos. De necesitarse una mayoría simple para la expulsión se pasó a una mayoría absoluta de dos tercios, es decir, los senadores requieren 30 votos (de 45 integrantes) y los diputados, 53 (de 80 miembros).

La súplica de Oviedo Matto

Ante su inminente destitución, Óscar González Daher en realidad trató de renunciar, pero sus colegas, temiendo a la reacción ciudadana y considerando que faltaban meses para las elecciones, rechazaron el documento y por mayoría simple lo sacaron del Congreso.

Los audios filtrados del JEM también involucraron al senador Jorge Oviedo Matto, a quien se escucha pidiendo a la fiscala Casse Giménez "que amanezca en el banco", presuntamente, para depositarle dinero a cambio de ayudarla después de haber sido trasladada por negarse a favorecer al amigo del hijo del entonces fiscal general del Estado, Javier Díaz Verón.

Una semana después de la destitución de su colega, el legislador por Unace estaba en la misma situación. Oviedo Matto se jugó por la renuncia y, entre sollozos y amenazas, logró evitar la humillación de la pérdida de investidura.

Puede interesar: Senado acepta renuncia de Oviedo Matto y evita su expulsión

En la sesión extraordinaria del 26 de diciembre solo se estudió su suspensión por 60 días sin goce de sueldo, pero finalmente le aceptaron la dimisión, para retornar en julio pasado por medio de la reelección.

Condenado por la ciudadanía

José María Ibáñez se salvó de la Justicia ordinaria con la suspensión condicional del procedimiento que enfrentaba por pagar con dinero del Estado a tres de sus empleados que trabajaban en su quinta de Areguá.

Admitió el hecho punible, devolvió los G. 30 millones que habían cobrado sus caseros y se comprometió a comprar equipos para un leprocomio y a realizar una reparación social a través de donaciones por valor de G. 5 millones.

Pero no se salvó de la condena de la ciudadanía, cuyas acciones primero se hicieron sentir en las redes sociales, al igual que en los centros comerciales, locales gastronómicos y de reconocidas marcas, para luego salir a las calles.

video casa de jose maria ibañez
Manifestantes llenaron de papel higiénico la casa del diputado José María Ibáñez.

Las amenazas incluso llegaron hasta el presidente electo, Mario Abdo Benítez, pues también hay una convocatoria para protestar con huevazos el 15 de agosto, en coincidencia con el día de su asunción al frente del Ejecutivo.

Ibáñez es el tercer legislador que en el corto plazo sintió las consecuencias del enojo de los paraguayos, pero todavía están en la lista otros que enfrentan procesos ante la Justicia, como Tomás Rivas, quien también pagaba el salario de sus tres empleados con dinero del Estado.

Dejá tu comentario