Turismo

Itapé, la Capital Espiritual del Guairá

La localidad de Itapé, Departamento de Guairá, cada vez recibe a más visitantes, debido a sus atractivos turísticos y su historia religiosa, que ha surgido en torno al paso de la Virgen de Caacupé por el lugar.

Este distrito cuenta con las playas del río Tebicuarymí, además de bosques exuberantes y del Santuario Natural de la Virgen del Paso, sitio admirado por lugareños y turistas.

Cuenta la historia que en el año 1954, la imagen de la Virgen de Caacupé se dirigía al distrito de Tebicuary y que debido al mal estado del camino fue trasladada por el río Tebicuarymí, por Itapé, donde al cruzar el río, su manto rozó las aguas caudalosas y desde aquel entonces han ocurrido distintos hechos considerados como milagrosos por los devotos.

Santuario Natural de la Virgen del Paso

Además, los pobladores de la zona comentan que en esa época había una gran hambruna y que tras el paso de la Virgen, solo bastaba introducir la mano en el agua para extraer peces y satisfacer las necesidades alimentarias. Asimismo, señalan que hubo curaciones de enfermedades terminales, entre otros milagros.

Santuario Natural de la Virgen del Paso (6).jpg

En el año 1956 se había erigido un oratorio en homenaje a la Virgen, a orillas del río Tebicuarymí, debido a que gracias al paso de la Virgencita Azul, se han vivido experiencias sobrenaturales que hasta ahora son recordadas por los lugareños.

Según el padre Blas Arévalos, rector del santuario natural, todo se inició con el paso de la imagen de la Virgen de Caacupé por el río Tebicuarymí, que originó la aparición de los primeros milagros.

Santuario Natural de la Virgen del Paso

En la zona también cuentan que la señora Dolores Franco fue la que recibió el primer milagro, gracias a la intercesión de la Virgen. La mujer era paralítica y la traían en carreta para rezar y encomendarse, hasta que se curó.

Santuario Natural de la Virgen del Paso

Además, desde hace más de cincuenta años, muchos lugareños y turistas elevan oraciones a la Virgen del Paso, con la esperanza de mejorar sus vidas o por alguna intención en especial.

Debajo del santuario natural, existen veleros donde las personas dejan sus velas encendidas y recuerdos, como rosarios, denarios y otros, solicitando una intención a la Virgen de Itapé.

A pesar de las grandes lluvias y el desborde del río, nunca ha caído la estructura del oratorio, ya que cuenta con una base de piedras antiguas que sirven como soporte.

ATRACTIVO. En días de intenso calor, los turistas aprovechan para refrescarse en las caudalosas aguas del Tebicuarymí, e incluso cargan las aguas en botellas, ya que consideran que están bendecidas por la Virgen, que permanece en su santuario natural, a orillas del río.

Santuario Natural de la Virgen del Paso

En la zona, es posible realizar paseos en canoa, con costos muy ínfimos y además se puede cruzar el río en una balsa.

Cada 18 de diciembre, la feligresía católica recuerda a la Virgen del Paso de Itapé, peregrinando hasta su santuario natural. Más de 100.000 personas acuden anualmente hasta el lugar para pagar sus promesas.

Itapé está comunicada con las localidades de Coronel Martínez, Villarrica (la capital departamental), y San Salvador, a través de caminos terraplenados. Fue fundada el 2 de mayo de 1672, por fray Buenaventura de Villasboa, quien la nombró Itapé (piedra plana). Esta comunidad estuvo a cargo de los franciscanos hasta 1770.

Santuario Natural de la Virgen del Paso (4).jpg

Esta ciudad se unió a la red de posadas turísticas, cuenta con un establecimiento de alojamiento de esta categoría, Clarita, propiedad de Mario Ortiz. Cuenta con tres habitaciones y nueve camas.

Santuario Natural de la Virgen del Paso

Dejá tu comentario