Política

Itaipú notifica desalojo a indígenas, pero no toca a los clubes y sojeros

La comunidad avá guaraní Sauce fue notificada este martes sobre la demanda de desalojo que promueve la binacional en su contra. En la misma zona funciona impune un puerto clandestino.

Los indígenas que exigen la devolución de sus tierras ancestrales expropiadas por la Itaipú Binacional en los años ochenta fueron notificados este martes de la demanda de desalojo que promueve la empresa hidroeléctrica en su contra. La comunidad avá guaraní Sauce ocupa una pequeña franja de camino de tierra entre un cultivo mecanizado y el extremo norte de la reserva Limoy de la Itaipú, que al extremo sur tiene funcionando un puerto clandestino que embarca grandes camiones impunemente.

La notificación vino de parte de la jueza Claudia Jacqueline Domínguez Florentín y la actuaria judicial Andrea Porzio Serra, de la Secretaría Nº 38 del Juzgado de Primera Instancia en lo Civil y Comercial del 19 Turno de Asunción, a partir de la acción presentada el 10 de abril de este año por el abogado Julio César Sanabria Serafini, en representación de la Itaipú Binacional.

La abogada Mirta Pereira, de la Federación por la Autodeterminación de los Pueblos Indígenas (FAPI), explicó que el juicio lo inició Itaipú en junio de este año en Asunción, pero que la comunidad fue notificada recién este martes.

“El contenido del escrito de demanda todavía no sabemos, es decir, que recién desde ayer (el martes) la comunidad tiene conocimiento formal de que existe un juicio en su contra”, señaló.

Agregó que la Itaipú argumenta que el grupo de familias son simples ocupantes que peligran causar un impacto en el ambiente de la reserva.

LOS IMPUNES. Mientras la Itaipú Binacional utiliza todo su poderío económico y aparato jurídico contra los indígenas que reclaman por sus derechos como ocupantes ancestrales de las tierras que la hidroeléctrica expropió a su favor, los invasores de guantes blancos siguen ocupando impunemente cientos de hectáreas de las áreas protegidas de la franja de protección que va desde Hernandarias hasta Salto del Guairá.

En estos 1.524 kilómetros de áreas protegidas, expropiadas a través de la Ley 752 de 1979, existen cientos de puertos clandestinos que se dedican al tráfico ilícito de drogas, armas, cigarrillos, etc., así como también invasiones de agroganaderos y clubes privados de lujo para gente rica, según probó esta investigación periodística.

Embed

Reserva Limoy. En dicho territorio de la Itaipú Binacional resisten en el extremo norte los indígenas de la comunidad Sauce, víctimas del destierro en los años ochenta, y en el extremo sur de la misma reserva existe un puerto clandestino donde embarcan grandes camiones que se dirigen al lado brasileño.



Dejá tu comentario