Política

Itaipú defiende contratos de cesión dentro de su franja de protección

La Dirección Jurídica de la Binacional dice que las empresas privadas, clubes sociales, puertos y areneras operan legalmente, pero no admiten presencia de los indígenas que la represa desterró.

La Dirección Jurídica de la Itaipú Binacional en el lado paraguayo defendió los contratos de cesión que realizó con iniciativas privadas, como clubes, areneras y hasta puertos, dentro de la franja de bosques de protección o poligonal envolvente, donde señala que los permisos otorgados se realizaron de manera legal con base en criterios de responsabilidad social y medioambiental. Sin embargo, esta postura benevolente no alcanza a los indígenas Ava Guaraní, que fueron injusta e ilegalmente despojados de estas mismas tierras.

Luego de un mes de publicaciones de esta investigación periodística, finalmente la hidroeléctrica binacional reaccionó y pagó un espacio reservado, donde reconoció que el área de bosques de 1.524 kilómetros, que va desde Hernandarias hasta Salto del Guairá, sufre de múltiples invasiones y puertos clandestinos dedicados al tráfico ilícito.

El 82% de estas invasiones fueron perpetradas por personas con apellidos brasileños, según reconoció la binacional al Congreso en un informe. También indican que en total son 82 los procesos penales que llevan adelante, debido a este problema, 17 sumarios en el Ministerio del Ambiente, y 14 procesos civiles.

“Itaipú es afectada por problemas de invasión e incursiones de extraños en su propiedad y se esmera en defenderla mediante acciones de su Superintendencia Empresarial y el cuidado de sus guardaparques, reconociendo que no es una tarea fácil y que requiere de la coparticipación de la fuerza pública, integrada por las fuerzas militares y policiales”, señaló la Dirección Jurídica de Itaipú.

La investigación de ÚH identificó la presencia de cientos de puertos clandestinos en los territorios de la Itaipú en ambas márgenes, y los trabajos del Ministerio Público y otros órganos comprobaron que la zona se utiliza para el tráfico de drogas, armas y cigarrillos de la marca que produce la empresa del ex presidente Horacio Cartes.

CESIONES. Otro detalle que brindó la Itaipú al Congreso es que las cesiones de derecho dentro de la franja de bosques de protección del embalse o poligonal envolvente en total suman 24, donde se encuentran empresas, clubes, puertos y areneras.

”Con relación a las empresas privadas, clubes sociales, puertos y areneras que operan legalmente en el área de embalse de Itaipú, ellas funcionan con sujeción a los procedimientos reglamentarios vigentes para la concesión de usos múltiples", señalan en su espacio reservado.

"Las actividades desarrolladas en el área de conservación cumplen con el objetivo que se propuso la entidad para contribuir al fortalecimiento de la región, que emana de su misión de generar energía eléctrica de calidad, con responsabilidad social y ambiental, impulsando el desarrollo económico, turístico y tecnológico sostenible en Paraguay y Brasil”, afirmaba.

Agregan que la binacional recibió muchos premios por su labor medioambiental y que su programa de reforestación está evaluado por la World Wildlife Fund (WWF).

DEUDA HISTÓRICA. La franja de bosques de protección o poligonal envolvente en el lado paraguayo, que con el área brasileña suman 237.304 hectáreas, fueron producto de las expropiaciones realizadas en los años ochenta por las dictaduras militares de Paraguay y de Brasil, que desterraron en el proceso a unos 60.000 indígenas Ava Guaraní paranaénses.

Estos grupos se encuentran en plena lucha para que sea reconocida la deuda histórica y varias investigaciones antropológicas en Brasil y Paraguay sustentan los argumentos de los nativos.

En Paraguay, la comunidad Sauce inició un proceso de regreso a sus tierras ancestrales y acampa actualmente en los bordes de la reserva Limoy de Itaipú, donde fue notificada la semana pasada del juicio de desalojo que inició la binacional en su contra.

Este fin de semana se reunieron con representantes indígenas de Brasil, así como también con representantes del Congreso paraguayo y del Instituto Paraguayo del Indígena (Indi), para buscar proteger a las familias que se encuentran amenazadas actualmente por la Itaipú.

Embed



Dejá tu comentario