Sucesos

Investigan a odontóloga tras la muerte de paciente

 

La odontóloga Lilia Espinoza fue imputada por homicidio culposo, luego de que una joven paciente haya muerto de un paro cardiorrespiratorio por intoxicación con flúor. La víctima es María Sol Chávez, una joven de 22 años.

El hecho ocurrió el pasado 9 de abril, pero tomó estado público el pasado lunes, a través de las redes sociales.

Luego los familiares llevaron el caso a la Justicia, denunciando que la joven se realizó un tratamiento de reabsorción dental con la doctora Espinoza.

Esta, según la versión de los allegados de la joven, le habría recetado un medicamento que contenía flúor en comprimido de dos gramos. La indicación era tomarlo por 14 días. La receta debía ser preparada en un laboratorio local.

La profesional habría mencionado que esto ayudaría a regenerar los huesos de la paciente. “Ella (María Sol), confiando en la doctora especialista, ingiere la pastilla y 40 minutos más tarde avisa a su hermana que se siente mal”, relata Lorena Sotelo, amiga de la joven.

Ante su evidente deterioro, en horas de la noche, sus padres llevaron a Sol hasta un sanatorio, donde le realizaron un procedimiento de lavado gástrico, pero en ese momento sufrió un infarto.

Los especialistas trataron de reanimarla, pero no hubo caso; murió por intoxicación aguda, según los familiares.

El caso está en manos del fiscal Luis Fernando Chamorro, quien citó a la doctora Espinoza para una declaración. Esta se abstuvo de declarar y luego de esto, el fiscal presentó la imputación.

Dejá tu comentario