Sucesos

Investigan modus operandi para robos luego de extraño episodio

La Policía y el Ministerio Público investigan un extraño caso sucedido el sábado, denunciado por una joven mujer, cuando supuestamente intentaron intoxicarla con una tarjeta impregnada de una sustancia desconocida.

María Paz Paredes Ortigoza (21), la denunciante, señaló que estaba cargando combustible en una estación de servicio ubicada entre las avenidas Rodríguez de Francia y Próceres de Mayo, de Asunción, cuando un playero le pasó una tarjeta personal con la inscripción "Ali al Ghazzawi - Venta de termos", de parte de una persona que se encontraba en una camioneta de color rojo, cuya marca no llegó a distinguir la víctima.

Segundos después de tomar la tarjeta, empezó a sentirse mal y a marearse. "Sentía que algo me sofocaba en el pecho, casi sin poder respirar, con taquicardia", explicó la joven, que venía de su facultad cuando sufrió la supuesta intoxicación. La joven –según la denuncia– cerró su vehículo e intentó comunicarse con sus padres y en ese momento la camioneta huyó del lugar.

Según la versión que la joven dio en la comisaría, logró comunicarse con su madre, que minutos después llegó hasta donde se encontraba. Allí, María Paz, que también es conocida como Pitu entre sus amigos, tuvo la seguridad suficiente para bajar de su vehículo. En ese momento se percató que tenía ronchas en la piel y apenas aguantaba las ganas de vomitar.

denuncia. La joven fue trasladada hasta un centro asistencial donde recibió los primeros auxilios y luego, junto con su padre, fueron hasta la Comisaría 3ª Metropolitana a realizar la denuncia.

Enrique Paredes, padre de la joven, expresó que además de la denuncia policial, realizarán un seguimiento al caso hasta llegar al esclarecimiento. "Ella está asustada. Después de 12 horas del acontecimiento, solo tuvo dolor de cabeza y ya está mejor por suerte. Vamos a hacer analizar la tarjeta que le dieron", explicó ayer, en comunicación con ÚH.

Paredes reveló también que su familia no sospecha ni tomará acciones contra el trabajador Federico Morel, que hizo de intermediario para que la tarjeta llegue hasta las manos de su hija. "El playero no tiene nada que ver. Fue un pasamanos y nada más. Él ya contó todo lo sucedido", añadió el padre de la víctima.

Embed


La Fiscalía hará varias diligencias
Tanto la tarjeta que fue entregada a la mujer como las imágenes de las cámaras de circuito cerrado que están instaladas en el surtidor serán analizadas hoy por expertos del Ministerio Público.
El fiscal José Morínigo fue el sorteado para llevar adelante la investigación, según informaron fuentes del Ministerio Público
Informaciones extraoficiales apuntan a que la tarjeta podría estar contaminada con burundanga, una droga que genera sumisión.
El gerente de la estación de servicios en todo momento se puso a disposición de los investigadores para que se pueda esclarecer este extraño episodio.


Dejá tu comentario

en destaque