Nacionales

Investigación de tevé española desnuda mafia de trata en Paraguay

VIDEO. Un reportaje investigativo, del programa "Infiltrados" del canal español Cuatro TV, revela que la mafia de trata de personas, especialmente de mujeres con fines de explotación sexual, sigue operando impunemente en Paraguay. Los periodistas contactaron con un tratante en Ciudad del Este que les iba a proveer de 5 chicas para llevar a España, pero la Policía antinarcóticos impidió el operativo. "Nos metimos en la boca del lobo", dicen los enviados, que debieron huir del país ante las amenazas.

Por Andrés Colmán Gutiérrez | @andrescolman


Embed

"Tu vida no vale nada aquí, ni la mía. A lo mejor yo tengo un precio un poquito más alto, pero te estás arriesgando mucho, cuidate", le advierte el abogado Crispín Villalba a un periodista español del programa Infiltrados, del canal Cuatro TV, cuando este lo aborda frente al edificio del Poder Judicial, en Ciudad del Este.

Villalba fue condenado a seis años de cárcel en marzo último, al haber sido hallado culpable por el caso de trata a España con fines de explotación sexual de una mujer llamada Estela Santander, un caso que se volvió emblemático por las muchas chicanas y presiones que hubo para impedirlo.

El equipo investigativo del programa Infiltrados entrevistó, poco antes de que concluya el juicio, a Estela Santander y luego a su tratante, Villalba, quien negó los cargos, pero amenazó al periodista español, diciéndole que su vida en la región fronteriza "no vale nada".

El trabajo de investigación periodística, con el título: Esclavas, se estrenó en España el 24 de mayo, con capítulos grabados en Rumania y en Paraguay.

Un grupo de paraguayos residentes en España grabó toda la parte de la emisión dedicada a nuestro país y compartió el video, en dos partes, en la página de Facebook: Paraguayos sin Fronteras.

Embed


El contacto con un "proveedor de mujeres"


El equipo de Infiltrados ingresó al Paraguay hace algunos meses, entrevistó en Asunción a la fiscala de la unidad Antitrata, Teresa Martínez, y posteriormente viajó a Ciudad del Este.

En la zona del microcentro de la capital del Alto Paraná tomaron contacto con un proveedor del mercado negro, quien les ofreció: "Te consigo de todo: drogas, armas...". Todo el operativo fue grabado con cámara oculta.

Cuando el periodista español les dijo que era el dueño de un club nocturno en España y que deseaba llevar chicas "para que trabajen allí", el contacto respondió: "Chicas es muy difícil".

Sin embargo, otro contacto, que se identificó como Robert, a quien describen como "un joven de no más de 20 años", les prometió conseguir las mujeres.

"Tengo chicas normales, del campo. ¿Cuánto querés?", pregunta el "proveedor". El periodista le responde que inicialmente quiere cinco chicas. Cuando pregunta si las mujeres estarían dispuestas a viajar a España, Robert responde: "Claro que sí, aquí el dinero es lo que manda. La vez pasada le mandé a un tipo aquí, de Salto del Guairá, cuatro chicas. Me dio 3 millones de guaraníes".

El periodista pregunta si las chicas que fueron a Salto del Guairá sabían a qué iban. "Una no sabía. Yo le dije que iba a trabajar en su casa, al final se quedó con él", contesta.

Una amiga que "maneja como diez chicas"


Al cabo de varias horas, el "proveedor" Robert contactó vía WhatsApp a los periodistas y les dijo que tenía novedades. En el segundo encuentro, le contó que consiguió las chicas y que los pondría en contacto con un "patrón", "quien les mostrará a las mujeres".

Les dijo que había que pagar un precio extra para mandar a hacer los pasaportes a través de contactos especiales en la Policía, a no ser que los españoles tengan contacto y se encarguen ellos mismos de esa parte.

Les dijo que "el patrón", a quien iban a conocer, "es el que hace todo, el que comanda, el amigo que conoce todo aquí". ¡Si querés llegar al patrón, vos directamente no podés", advirtió.

Contó que él trabajaba con la dirección del mismo patrón. "Vendíamos éxtasis, vendíamos 5.000 piezas, pistolas, cocaína, marihuana... a los brasileños".

Posteriormente apareció otro contacto, que se identificó como Jhonny. Quien dijo: "Te voy a presentar una amiga que maneja como diez chicas. Ella me dijo: 'Andá, mirá bien, qué tal es el tipo'. Ella tiene miedo". La amiga "ya mandó muchas chicas a Buenos Aires. La señora paga una comisión por mandar chicas".

Cuando le preguntaron si las chicas viajarían ya directamente con los españoles a Madrid o irían luego por su cuenta, Jhonny explica: "Las paraguayas salen más del país con invitaciones, tipo una invitación de casamiento o algo así".

Embed


La Policía detiene a los periodistas

Tras estas negociaciones, los periodistas fueron citados a un tercer encuentro para "conocer a las chicas", pero en el camino fueron interceptados por un grupo de hombres amados que dijeron ser de la Policía Antinarcóticos del Alto Paraná.

Tras confirmar que los extranjeros eran de un canal de televisión de España, realizando un reportaje investigativo, los retuvieron durante más de tres horas y les obligaron a borrar todas las imágenes que habían captado sobre su detención con cámara oculta.

Tras ser liberados, recurrieron al periodista esteño Carlos Bottino, quien les dijo que probablemente los policías habían actuado así para proteger a los delincuentes e impedir que prosiga la investigación.

Los periodistas intentaron hacer un tercer encuentro con los tratantes, pero notaron que un hombre sin un brazo los vigilaba en el lugar, quien luego abordó un automóvil Toyota Vitz, de color rojo, y empezó a perseguirlos. Cada vez que se detenían en algún sitio, el auto rojo también se detenía y luego volvía a seguirlos, según se aprecia en las grabaciones.

Desde la unidad de la fiscala Teresa Martínez se activó otra intervención policial, un inspector de Policía que llegó junto a los periodistas y les pidió las grabaciones para investigar lo que había ocurrido.

"En realidad, hay que tener agallas para hacer esto", les dice el inspector de la Policía, quien relata que en menos de un mes tuvieron más de 17 ejecuciones de personas en la zona de Ciudad del Este.

Tras recibir varias advertencias de que su vida corría peligro, los periodistas españoles decidieron abandonar el Paraguay sin más dilaciones. "Nos metimos en la boca del lobo", destacan en el informe.

Una red mafiosa que sigue causando mucho dolor

El programa Infiltrados también entrevistó en Madrid a una paraguaya de 20 años que fue engañada y llevada a España para ejercer forzosamente la prostitución. En el documental la llaman María.

"Hace muy poco pudo escapar de la red que traficaba con su cuerpo y sus captores le están buscando. Un amigo le propuso viajar a España, pero nunca le menciono que era para prostituirse. Cobraba unos 45 euros, pero ella no se quedaba con nada del dinero", destacan en el informe.

Presentado por el periodista Roberto Arce, Esclavas cuenta con la participación de José Nieto, inspector jefe de la Unidad Central de Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales (UCRIF); Rocío Mora, coordinadora de la ONG Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida (APRAMP); Miriam Benterrak, consejera de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género; Beatriz Sánchez, fiscal delegada de Extranjería en Madrid; Vicente Calvo, capitán de la Guardia Civil de la Unidad Técnica Judicial, y Mabel Lozano, directora del premiado documental Chicas Nuevas 24 horas, que también aborda el tema de la trata, incluyendo al Paraguay.

Dejá tu comentario