País

Inundación eleva contaminación y expone a enfermedades a ribereños

Numerosas familias siguen en sus precarias viviendas en medio de aguas colmatadas de basura y efluentes. Salud Pública reporta casos de infecciones respiratorias agudas y lesiones de piel.

Un panorama de alto riesgo para la salud de la población de los bañados de Asunción trae aparejado la actual inundación, que a ritmo acelerado va alcanzando las viviendas ribereñas, debido a la gran cantidad de basura y efluentes cloacales que arrastra la riada.

Un olor nauseabundo se alza desde las aguas desbordadas y estancadas, evidenciando una elevada contaminación que expone a las familias damnificadas a contraer todo tipo de enfermedades debido a la presencia de alimañas e insectos.

Precisamente un informe proporcionado por el Ministerio de Salud Pública, basado en un monitoreo de vigilancia intensificada durante la crecida, indica que las patologías más frecuentes son afecciones respiratorias agudas y lesiones en la piel, totalizando en la capital 1.260 asistencias.

En las zonas anegadas de la ciudad es común ver a niños jugando en pequeños islotes de tierra rodeados de desechos en progresivo estado de descomposición que flotan en el líquido viscoso, ajenos al peligro sanitario que ello implica.

CIFRAS. Según el reporte de la Dirección de Meteorología e Hidrología, el nivel del río Paraguay volvió a subir 5 centímetros ayer en el Puerto de Asunción, llegando a una altura de 6,85 metros, colocándose a solo 1,15 metros de los 8 metros que tiene la categoría de desastre en la capital.

Con esto, la Dirección General de Gestión de Riesgos y Desastres de la Municipalidad de Asunción registra el número oficial de 7.770 familias damnificadas que ya fueron evacuadas e instaladas en los 108 refugios transitorios habilitados en puntos altos de la ciudad.

Desde esta dependencia comunal indicaron que entre 10 y 15% de los bañadenses afectados por esta situación cíclica que huyen de la inundación se van a vivir en casas de parientes o en viviendas alquiladas.

Hasta ahora, las negociaciones que encaran las autoridades municipales o de Emergencia Nacional para lograr que muchas de estas familias damnificadas puedan ingresar a los predios pertenecientes a instituciones deportivas que funcionan en las zonas periféricas de la ciudad han resultado infructuosas.

Dejá tu comentario