País

Intervienen Centro de Adopciones: Por desidia procesos de niños tardan años

 

Un caos. Desde el jueves pasado, la nueva ministra de la Secretaría de la Niñez, Teresa Martínez, dispuso la intervención del Centro Nacional de Adopciones y de la Dirección de Protección Especial, (Diproe) haciéndose eco de varias denuncias publicadas en los medios de comunicación.

“Estábamos al tanto de las denuncias ciudadanas y al asumir el cargo, recibimos muchas llamadas. Tuvimos conocimiento de las demoras, retardos, falta de asistencia para los niños y las familias acogedoras. Ante esta situación, dispuse de la intervención del centro y de Diproe, a través de su directora Dora Verón”. La intervención se extenderá por tres meses, subrayó.

Desprolijidad. Martínez fue tajante al afirmar que la desprolijidad y el caos están presentes, sobre todo, en el Centro Nacional de Adopciones. Contó que existen causas sin dictamen de técnicos y que llevan uno a dos años de retraso. Los informes sobre la situación de los niños tampoco están al día. “Se nota que trataron de hacer algunas cosas, pero están todas incompletas”, reveló.

Una de las mayores muestras de este desorden administrativo queda en evidencia en lo que corresponde a las familias acogedoras. Según desglosó, los menores beneficiados deben estar solo entre dos y tres meses viviendo temporalmente en un hogar que está en este programa. Sin embargo, encontraron casos de niños viviendo cuatro años e incluso más tiempo con esas familias.

La directora de la SNNA expresó su preocupación, por el momento en que llegue de cortar ese vínculo al entregar a los niños a familias definitivas. Anticipó que eso puede generar un daño muy terrible, tanto en el niño como en quienes lo tienen a su cargo.

Tampoco encontraron registros del seguimiento de estos casos, ni se recibe la debida asistencia de parte del Estado. Refirió precisamente que muchas de esas familias terminan haciéndose cargo de la manutención del pequeño beneficiado.

“Eso no puede ser así, si esos niños están a cargo del Estado paraguayo, tienen que recibir una asistencia. Esas familias no deberían estar preocupándose por eso. Deben recibir todo el apoyo. Esas familias acogedoras estaban muy abandonadas”, lamentó.

Cierre. Martínez cuestionó también el cierre del albergue de urgencia, Hogarcito. Debido a esa clausura, dejaron de trabajar tres equipos técnicos. Cuestionó también que dentro del personal del centro cuenten con técnicos que no son profesionales. “La desidia y dejadez permitió que se cambie toda la estructura del centro”.

Reprochó el hecho de que a través de resoluciones internas, se estén tomando decisiones por encima de la ley que establece el funcionamiento del centro, como lo ocurrido con Hogarcito. “Es muy indignante porque yo formé parte de la creación del Centro de Adopciones. Conozco sus reglas y objetivos. No se puede permitir que por disposiciones internas se atente contra el bienestar de los niños. Sabemos que el mejor lugar para un niño es la familia. Pero hay situaciones de emergencia que ameritan el uso de ese albergue”.

La intervención está abarcando varias áreas, reveló Martínez. Dijo que encontraron un montón de irregularidades. “Hay mucha desprolijidad que ya puede rayar lo delictuoso”. Agregó que ya sacaron a funcionarios interinos. “Se tomarán las medidas que se deban de tomar. Y si hay que enviar a la Fiscalía, lo haremos”, expresó.

Dejá tu comentario