País

Internación en casa: Clave para descomprimir sistema de salud

 

Sentirse a gusto en el hogar, además de evitar las infecciones que pueden producirse en una larga internación en un centro asistencial son algunas ventajas que presenta la hospitalización domiciliaria.

Uno de los aspectos más notables de esta alternativa, que consiste en que los pacientes reciban tratamiento médico en sus mismos hogares, es el hecho de que contribuye a descomprimir la ocupación de camas en el sistema público.

“Al tener a los pacientes en la casa permite descomprimir la inequidad entre una población grande y el número pequeño de camas de internación. El número incluso puede ser ligeramente mayor del que está hospitalizado”, explica el pediatra Francisco Prado, médico del Hospital Clínico San Borja Arriarán, de Santiago de Chile.

El sistema, que empezó a aplicarse en el país trasandino hace dos décadas, es aplicado a necesidades especiales de salud, tanto en niños, adolescentes y adultos que dependen de la tecnología para poder vivir; sobre todo si necesitan asistencia respiratoria, explica el pediatra chileno.

En Chile se estima que alrededor de 1.500 pacientes se benefician con esta alternativa de hospitalización. En el San Borja Arriarán aplican esta medida desde hace tres años con 35 pacientes, comentó.

VENTAJAS. Aunque al principio requiere de una importante inversión para el sistema de salud, sobre todo si el paciente será tratado con máquinas, a la larga el gasto se compensa al poder contar con camas para otras personas en el sistema público. “Esa inversión se equilibra a los cincos años”.

Las mallas curriculares de la carrera de Medicina deben incluir la formación para prestar este servicio, señala Prado. Otro aspecto importante tiene que ver con la familia, que además de recibir la respectiva capacitación debe comprometerse en el cuidado del paciente.

Un punto que señala el profesional de la Medicina es que esta alternativa no solo tiene que estar a cargo de las autoridades de salud pública, sino también debe ser un trabajo coordinado con otras instituciones del Estado; principalmente para que este servicio beneficie a las familias más vulnerables.

INICIO. El modelo chileno es el que más ha avanzado en esta iniciativa. En otros países del continente fue llevada adelante a manera de proyectos aislados, señala Prado.

Comentó que cuando arrancó esta iniciativa, se mejoró el presupuesto destinado a la atención primaria a la salud. Esto permitió su vinculación con el sistema.

Reveló que profesionales y autoridades paraguayas demostraron interés para implementarla en el país.

Dejá tu comentario