23 jul. 2024

Intendente de Ciudad del Este está acusado, pero no tiene juez

28440837

Sin juez. Miguel Prieto fue acusado por los agentes fiscales.

Archivo

En otra de las causas por supuesta corrupción durante la pandemia, los fiscales Silvio Corbeta, Alma Zayas y María Verónica Valdez, acusaron al intendente de Ciudad del Este, Miguel Prieto, por los supuestos hechos de lesión de confianza y asociación criminal.

Sin embargo, hasta ahora, el caso no tiene juez, ya que se encuentra pendiente de resolución una recusación contra el juez de Delitos Económicos, Humberto Otazú, con lo que la causa está parada a la fecha.

Además de Miguel Prieto, también piden juicio oral para Francisco Arrúa Álvarez, Maggi Fariña Almada, Sebastián Martínez Insfrán (concejal municipal), Higinio Ramón Acuña, todos funcionarios.

Además, se acusa a Cirle Alcaraz Ramírez, Nelson Alexis Segovia Acevedo y Emili Vanessa Florentín Páez (presidenta de Vanemi SA). También a Fermín Ávalos Britos, propietario de la empresa Tía Chela SRL, que fue adjudicada por la Municipalidad de Ciudad del Este; José Félix Cáceres Galeano y Julián Benítez Gamarra.

Según la acusación, todas estas personas supuestamente, formaban parte de un esquema encabezado por Prieto, que desviaba recursos municipales a través de licitaciones públicas direccionadas a empresas afines o funcionales a su persona, causando perjuicio patrimonial al municipio esteño.

Según la defensa, todo es una persecución política. Es más, alegan que quieren incluso alquilar un estadio para que las 75 mil personas beneficiadas con los alimentos, se presenten a reconocer las firmas que certifican que recibieron los mismos.

El caso está parado, ya que no se define aún si el juez Otazú deberá seguir en la causa o se admitirá la recusación.

Más contenido de esta sección
El miembro de la Sala Civil habló de la mora, del proyecto de ley para que los abogados rindan exámenes para la matrícula y de la facultad constitucional que tienen para revisar ciertos actos de otros poderes.
El procedimiento les costó la vida a dos inocentes; por esto están imputados once agentes y uno de ellos es el jefe de la unidad del Grupo Lince de M. R. Alonso, quien da las charlas sobre seguridad.