Política

Iniciativa preocupa a los organismos de derechos humanos

 

Óscar Ayala Amarilla, secretario ejecutivo de la Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay (Codehupy), se refirió a la intención del presidente Mario Abdo Benítez, de plantear una enmienda constitucional para que los militares también se ocupen de la seguridad interna ante la inseguridad que vive el país. “Desde todo punto de vista es preocupante y esto por varias cuestiones que son ya hechos que se vienen dando: la primera de ellas que los militares hoy día ya están en tareas de seguridad interna en el marco de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) en el Norte, y la experiencia que se ha tenido con la participación de militares en tareas de seguridad vinculadas a las actividades que se realizan en Concepción y San Pedro arroja un balance muy preocupante desde el punto de vista de los derechos humanos”, expresó Ayala.

Indicó que se habla de hechos que van desde detenciones arbitrarias, tortura e incluso situaciones de ejecuciones extrajudiciales.

Dokp que la incursión militar que hoy se tiene en el norte, mediante la reforma hecha a la ley de seguridad interna, “en nuestra opinión y la de muchas organizaciones de derechos humanos, es absolutamente inconstitucional”. “En ese sentido, tal vez también pueda leerse que esa propuesta del Ejecutivo de enmendar la Constitución para permitir el ingreso de los militares a tareas de seguridad interna o más amplias incluso, de algún modo es una confesión que lo que hoy está ocurriendo es contrario a la Constitución misma”, afirmó el secretario de Codehupy.

Señaló que el fenómeno de la militarización de la seguridad pública afecta a varios países de América Latina, con resultados negativos.

Además, sobre quienes opinan que los militares son ociosos, respondió que estos tienen una tarea muy bien definida en la Constitución, que tiene que ver con la protección de la integridad territorial de nuestro país, el resguardo de las fronteras, una tarea que los militares no están cumpliendo. “El famoso crimen organizado que quiere ser combatido es señalado como proveniente de organizaciones transnacionales, es decir, estamos entonces ante una situación de vulneración permanente y regular de nuestras fronteras, en donde sí los militares podrían y deberían estar cumpliendo un rol (…), y en paralelo desde luego sin ninguna duda la Policía Nacional tiene que ser profesionalizada, capacitada, y también purgada de aquellos elementos corruptos que siguen al interior de las fuerzas policiales”, aseveró Ayala.

Dejá tu comentario