Política

Informe final de CVJ tuvo consenso social y político

 

La semana pasada se generaron reacciones sobre el trabajo de la Comisión de Verdad y Justicia (CVJ), organismo creado por ley, que se encargó de establecer cuáles fueron las atrocidades cometidas por la dictadura stronista (1954-1989). Este trabajo tuvo en el momento de su presentación amplio consenso social y político por la amplia gama de sectores que participaron (ver infografía).

Un trabajo de Maitane Arnoso, Marcela Muratori, Darío Páez, Elena Zubieta y Manuel Cárdenas recuerda que el proceso de transición en Paraguay empezó en 1989, tras la caída de Alfredo Stroessner, pero insisten que luego se sucedieron gobiernos colorados, partido al que también pertenecía el dictador, por lo que recién con el triunfo de Fernando Lugo “el país inició su verdadero proceso de transición”. Los autores resaltan que la creación de la Comisión de Verdad y Justicia “fue uno de los pasos fundamentales en este proceso”. “Su creación respondió a la demanda de las asociaciones de víctimas de la dictadura y de los organismos de derechos humanos. Se instaló formalmente el 20 de julio de 2004 y después de 4 años de trabajo dirigido por la Dirección General de Verdad, Justicia y Reparación, emitió su informe final “Anive Haguã Oiko/Para que no vuelva a suceder”, en agosto de 2008”.

En efecto, la Comisión fue creada por Ley 2225 de 2003, durante el gobierno del colorado Nicanor Duarte Frutos, y presentó su informe final el 28 de agosto de 2008, en el gobierno del Fernando Lugo. En otro trabajo, titulado La Comisión de Verdad y Justicia en Paraguay: la experiencia emocional en los rituales de conmemoración y la eficacia percibida de la comisión, Maitane Arnoso, Magdalena Bobowik y Carlos Beristain recuerdan que la CVJ “documentó las graves violaciones a los derechos humanos perpetradas durante los 35 años que se prolongó el periodo de la dictadura stronista”.

Estos autores señalaron que el trabajo de la CVJ representó una oportunidad para debatir socialmente el pasado, para no repetir los errores. Es más, la Comisión hizo una tarea aprobada por diversos sectores sociales, civiles y políticos, lo cual le otorgó la legitimidad necesaria. Las investigaciones fueron publicadas en ocho tomos, pero hasta hoy sigue habiendo personas o grupos que niegan los crímenes cometidos por el stronismo.

Crítica. Fue lo que ocurrió la semana pasada en la Cámara de Senadores, cuando un legislador de la República del Paraguay, Fidel Zavala, puso en duda el trabajo de la CVJ, tras lo cual surgieron voces de protesta y repudio.

En el momento en que se debatía sobre tierras malhabidas, Zavala desafió a sus colegas a que se impulse una verdadera reforma agraria y se devuelvan todas las propiedades obtenidas de forma ilegal. Además, cuestionó el trabajo de la Comisión de Verdad y Justicia.

“Vamos a ver en qué contexto, cómo se hizo el análisis de la famosa Comisión de Verdad y Justicia, a ver si interpretaron a su antojo o efectivamente miraron el estatuto agrario viejo que se cambia en el año 2002”, expresó el senador del Partido Patria Querida (PPQ).

La familia Zavala está en la mira porque, según el informe de la CVJ, cuenta con cientos de hectáreas de tierras otorgadas ilegalmente por la dictadura.

Hasta monseñor Mario Melanio Medina, ex presidente de la Comisión de Verdad y Justicia, salió al paso de las declaraciones de Zavala. Recordó que se investigaron los crímenes del stronismo por áreas, como los abusos de tortura, desaparecidos, exiliados, detenidos arbitrariamente, y también los bienes malhabidos, donde se ocuparon de las tierras malhabidas.

Medina subrayó que hay ocho millones de hectáreas de tierras malhabidas, “con nombres”. Dijo que por eso es natural que reaccionen los que fueron beneficiados, que hasta pretendan desautorizar el trabajo que hizo la Comisión de Verdad y Justicia. “Pueden hacer todo lo que quieran pero no pueden negar la verdad”, expresó el ex titular de la CVJ. Lamentó que denigran y pretenden menospreciar a la Comisión pero en la investigación estuvieron involucradas personas de todos los partidos.


1.359 hectáreas de tierras fueron entregadas ilegalmente a la familia Zavala Serrati en Itapúa, según el informe.

Rolón Luna: “El senador Zavala ha cometido un grave error político”
El abogado Jorge Rolón Luna, quien integró la CVJ, se refirió a las declaraciones del senador del PPQ. “Creo que el senador Zavala ha cometido un grave error político, cayendo en un negacionismo inaceptable, llevado por lo que ha sido una característica esencial de su actuación desde que está en la vida pública: poner por delante sus intereses propios. Un desatino que implica, además, un profundo desprecio hacia las víctimas de un periodo de violaciones sistemáticas y generalizadas de todo tipo de derechos”, aseveró el jurista.
También indicó que hasta ahora no se cumplen las recomendaciones de la Comisión porque no fue un tema en la agenda del partido de gobierno ni de los partidos de la oposición, “porque no hemos purgado nuestra vida política ni nuestras instituciones de los stronistas, que terminaron siendo amigos de todos”. Recordó que una de las recomendaciones de la CVJ, por ejemplo, fue la creación de una Secretaría Nacional de Derechos Humanos para implementar las recomendaciones.
“Ni el gobierno de Lugo se movió para cumplir con eso. Ahora tenemos el ejemplo de Zavala, de Patria Querida. Creo que con estos ejemplos, está todo dicho”, lamentó el profesional del Derecho.

Dejá tu comentario