Opinión

Ineptos

Benjamín Fernández Bogado – www.benjaminfernandezbogado.wordpress.com

Benjamín Fernández Bogado Por Benjamín Fernández Bogado

No tener la grandeza de reconocer sus limitaciones y admitir la necesidad de ayuda nos está costando cientos de muertos por día.

Embed

El país ha sido lastrado por un gobierno absolutamente inepto para conducir una nación en medio de la peor pandemia que recuerde. No entendieron nunca la gravedad de la situación y menos convocaron a los que más sabían para enfrentar el reto mayúsculo de gestión que reclama una guerra contra el Covid-19.

No sienten la gravedad ni la urgencia, y buscan distraer a una población desesperanzada con acciones menores en las que concentran energía e irresponsabilidad.

Lo dijimos desde el inicio. El Paraguay requería una task force (fuerza operativa), que no se encontraba dentro de un Estado lleno de mediocres, incapaces y timoratos, que tal vez podrían pasar desapercibidos en otros momentos, pero nunca en estos.

Requeríamos administradores honestos, planificadores capaces, encargados de logística brillantes, compradores de insumos a prueba de corrupción... y los que tenemos no alcanzan para administrar un centro de salud marginal.

Se nos mueren compatriotas por falta de oxígenos, no hay medicamentos, miles quedan en la calle lastrados por cuentas imposibles de pagar y otros siguen esperando las benditas vacunas por las que se pagaron, regatearon o nunca llegaron.

¿Cómo podríamos pretender negociar en un mundo convulsionado, egoísta y competitivo con los pysatroncos (inútiles) locales? Los mismos que solo estaban entrenados para direccionar licitaciones y cobrar por liberar los cheques en el Ministerio. No, ellos no pueden hacer más que acelerar el trabajo de la parca.

Antes se volvían ricos ellos y los ministros, pero ahora son los sepultureros de a 100 todos los días. El Estado con sus 350.000 empleados no tiene capacidad para enfrentar este tipo de retos y la realidad los refleja.

Itaipú, el feudo de los brahmanes, no tiene un solo abogado capaz de presentar un recurso de inconstitucionalidad lamentable y torpe contra la transparencia, que deben buscarse un pillo de afuera que les bendiga y les cobre.

Son más de 30 abogados, los mejor pagados en la Administración Pública, que lo único que saben hacer es cobrar puntualmente cada mes. Estos son incapaces de leer ni entender el Tratado, el Anexo C y los de enfrente terminan arrollándolos con energía “contratada y generada”. Esa es nuestra tropa de élite.

Ni digamos en Yacyretá, donde el otrora pobre Nicanor ha decidido trasquilar al Estado, pagando en el camino con nuestros recursos incluso a la tintorera de su cabello encanecido.

Convirtió la binacional en una usina de cargos, donde cientos de trolls recibían nuestro dinero para atacar a los críticos y sembrar dudas. Hicieron tan pobre trabajo que los resultados están a la vista al punto que incluso Llano se cree con derecho de criticarlo.

Estos ineptos son unos aliados de la muerte, la desgracia y la pobreza de este país. Este modelo no da más. Estamos perdiendo esta guerra porque nunca tantos ineptos juntos han podido matar a tanta gente en este país. Ojalá aprendamos.

Dejá tu comentario