Hora del Este

Indígenas denuncian que fueron golpeados por guardias privados


Dos indígenas Ava Guaraní denunciaron que fueron víctimas de torturas y amenazas de muerte por parte de guardias de seguridad privada contratada por la firma Agro KLM SA, de la colonia Zanja Moroti del distrito de Itakyry.

Redacción / HORA DEL ESTE

El hecho ocurrió en la tarde del lunes, según los afectados, quienes afirmaron que denunciarán el caso ante la Fiscalía Zonal de Minga Pora.

Los nativos identificados como Roberto Pereira, de 39 años, y Claudio Gómez, de 31 años, viajaron a Ciudad del Este para ser sometidos a un diagnóstico médico, por los fuertes dolores que sentían en todo el cuerpo, luego de la golpiza, según señalaron.

Los nativos Ava Guaraní son parte de la comunidad de Paso Cadena, del distrito de Itakyry, que habían ocupado por 40 días un inmueble reclamado por la firma KLM SA, propiedad de un brasileño identificado como Newton Salvatti.

Los indígenas fueron desalojados en la semana pasada por orden de la jueza Celsa Rojas, del juzgado en lo civil y comercial de Minga Pora, en el marco de una acción reinvindicatoria planteada por la empresa.

ENGAÑO. Los afectados señalaron que fueron engañados por los empleados de seguridad, unos 10 civiles armados con escopetas, quienes primeramente les invitaron a ingresar al inmueble de donde fueron desalojados en la semana pasada con una orden judicial, para posteriormente someterles a una golpiza con culatas de escopetas.

Roberto Pereira señaló que los guardias les dijeron que el patrón les mandó pedir para que retiren los animales domésticos que dejaron en el sector que ocuparon por unos 40 días, antes de ser desalojados. Los indígenas decidieron acompañarlos, pero en el trayecto, una vez dentro de la propiedad reclamada por Agro KLM SA, supuestamente comenzaron a pegarles con sus armas de fuego y amenazarles de muerte.

Luego, fueron obligados a correr para salvar sus vidas, porque los guardias comenzaron a disparar sus escopetas sobre las cabezas de ellos, siempre de acuerdo a su versión.

El cacique Dionicio Vargas afirmó que los miembros de la comunidad permanecieron en la cabecera del inmueble observando el hecho, pero no pudieron hacer nada para ayudarles, porque dos de los guardias los tenían encañonados con sus escopetas, amenazando que iban a dispararles si intentaban ingresar al inmueble.

"El Gobierno tiene que pagar por esas tierras y devolvernos lo que es nuestro. Allí está un cementerio y una naciente donde nuestros abuelos crecieron", afirmó el cacique, al sostener que son los verdaderos dueños de las tierras.

DESCONOCIMIENTO. Ruben Fernández, abogado de la empresa afirmó que desconocía el supuesto incidente registrado en el establecimiento, cuando intentamos recabar la versión de los responsables de la empresa agrícola.

El abogado se comprometió hablar con los responsables de la administración para recoger la versión de la empresa, pero posteriormente ya no atendió su teléfono celular, a pesar de nuestra insistencia.

Dejá tu comentario