Sucesos

Indagan narcococinas en la Penitenciaría de Tacumbú

 

La fiscala Zully Figueredo encabezó un allanamiento donde se detuvo a Fredesvinda Martínez Mereles (57), como la responsable de comercializar drogas.

La mujer, de acuerdo a datos que manejan los antidrogas, es una ex funcionaria penitenciaria, que supuestamente se encarga de introducir cocaína en el Penal de Tacumbú.

El informe de la Secretaría Nacional Antidrogas sostiene que la droga ingresada era procesada tras las rejas para que aumente su volumen para su redistribución.

Durante el procedimiento que se realizó ayer en el domicilio de la ahora detenida, se hallaron de 539,2 gramos de cocaína que equivale a más de 1.000 dosis de la droga.

Las evidencias fueron encontradas luego que los agentes revisaran el patio trasero y hallaran la droga escondida debajo de unas piedras.

Una fuente penitenciaria había afirmado a ÚH que existe la sospecha de la existencia de laboratorios para procesar y aumentar las dosis de cocaína dentro del penal de Tacumbú.

Incluso, mencionó que son cinco, distribuidos por los distintos rincones de la cárcel más grande del país.

Sin embargo, esta versión no es manejada por los antidrogas.

COCINA. Francisco Ayala, del Departamento de Comunicación de la secretaría antidrogas, indicó que el término laboratorio ya es muy amplio pero que las drogas que se incautan de las requisas que se realizan tras las rejas, hacen presumir de la existencia de una red dedicada al microtráfico detrás de los muros del penal.

En términos utilizados por los expertos, se le denomina cocina a los lugares utilizados para procesar la droga, sobre todo para comercializarla al menudeo.

Afirman fuentes investigativas que para armar una cocina, no se necesita mucho espacio.

Basta con contar con una pequeña habitación, una olla y un horno microondas, además de los elementos necesarios para el proceso, informaron los expertos.


No se puede negar existencia
Carlos Figueredo, director de Establecimientos Penitenciarios del Ministerio de Justicia, explicó que no se puede negar la existencia de rincones donde se procesa drogas en los penales. Afirmó que realizan requisas todas las semanas en las celdas en busca de evidencias.

Dejá tu comentario