Mundo

Incidente naval entre Reino Unido e Irán en el estrecho de Ormuz

 

El Gobierno de EEUU responsabilizó este jueves a la Guardia Revolucionaria iraní de haber intentado acosar e impedir el paso del petrolero británico The British Heritage en el estratégico estrecho de Ormuz, algo que niega el Ejecutivo de Irán.

“El Departamento de Estado condena el intento ilegal de la Guardia Revolucionaria de Irán de acosar e impedir el paso de un barco con bandera del Reino Unido ayer (miércoles), cerca del estrecho de Ormuz“, dijo la portavoz del Departamento de Estado.

“Elogiamos –añadió– las acciones de la Marina británica para asegurar la libertad de navegación y el libre flujo comercial en este importante canal de agua”.

Asimismo, aseguró que Washington seguirá “trabajando de cerca” con Londres y sus otros aliados para “asegurarse de que las actividades malignas del régimen iraní no interrumpen las leyes internacionales, marítimas y de seguridad, así como las leyes de comercio global”.

Según el ministerio británico de Defensa, el buque The British Heritage salía del golfo Pérsico cuando tres embarcaciones iraníes trataron de impedir que navegase por el estrecho de Ormuz.

Esto obligó a la fragata HMS Montrose a tomar posición entre las embarcaciones iraníes y el British Heritage, y hacer una advertencia verbal a los barcos iraníes que entonces se apartaron, de acuerdo con la versión de Londres.

Frente a ello, la Fuerza Naval de los Guardianes de la Revolución de Irán negó haber intentado impedir el paso del petrolero The British Heritage y aseguró que sus misiones en el golfo Pérsico se llevan a cabo de acuerdo con “los métodos de rutina” y con “inteligencia y precisión”.

No obstante, esa fuerza de los Guardianes de la Revolución alertó de que en el caso de recibir una orden de incautación de buques extranjeros, está preparada para “hacerlo de manera inmediata, firme y rápida”.

La tensión entre Irán y EEUU ha escalado en los últimos meses y se ha trasladado fuera del golfo Pérsico, implicando al Reino Unido, cuyas fuerzas detuvieron la semana pasada a petición estadounidense un petrolero iraní en Gibraltar.

Tras el incidente comentaron que Estados Unidos y sus aliados planean una operación para escoltar a los buques comerciales en el golfo.

El general Mark Milley, nominado para el cargo de jefe de Estado Mayor Conjunto del Pentágono, dijo en una audiencia ante el Senado que Estados Unidos tiene “un rol crucial” para reforzar la libertad de navegación en el golfo. EFE-AFP

Dejá tu comentario