Sucesos

Imputan a comisario, suboficial y tres playeros por negociado de combustible

La Fiscalía ordenó la detención de Roberto Osorio, el principal sospechoso. El agente tiene una vida de lujos que no podría justificar con sus ingresos, por lo que lo imputaron por enriquecimiento ilícito.

El comisario Juan Mendoza, el suboficial Roberto Osorio y tres playeros de una estación de servicio –identificados como Víctor Ojeda, Derlis González y Gustavo Rodríguez– fueron imputados ayer por la Fiscalía Anticorrupción por su presunta vinculación con el negociado con los cupos de combustible de la Policía Nacional.

Con respecto a Osorio, los fiscales del caso, Luis Piñánez y Aldo Cantero, solicitaron su prisión preventiva porque también lo imputaron por enriquecimiento ilícito. Con un salario base de G. 4.500.000, el agente vive una vida de lujos, con dos ostentosas residencias, viajes al exterior y varios costosos vehículos.

Además de su reclusión, los fiscales solicitaron al juzgado el embargo preventivo de todos los bienes del suboficial y los de su esposa, Ada Liz Da Rosa Franco.

Osorio también fue imputado por producción de documentos no auténticos y estafa en calidad de autor, al igual que Mendoza. Los playeros fueron imputados como cómplices en la estafa y autores de hurto.

El perjuicio patrimonial que manejan los investigadores es de G. 1.159.242.441, a través de la utilización irregular de 186 tarjetas expedidas por Petropar con un convenio con la Comandancia de la Policía.

MODUS OPERANDI. El escrito fiscal señala que el negociado fue detectado a través del sistema informático de Petropar, que hizo un seguimiento a las tarjetas expedidas.

En el marco del citado convenio, Osorio, en connivencia con Mendoza, entonces tesorero de la División de Combustible de la Comandancia, solicitó a Petropar la habilitación y entrega de tarjetas utilizables al portador, sin el número de chapa del vehículo. Sobre el punto, los fiscales advirtieron que la Comandancia solo había autorizado antes a Petropar a expedir seis de estas tarjetas.

La Fiscalía sostiene que Mendoza y Osorio realizaron declaraciones falsas ya que no tenían autorización para seguir pidiendo tarjetas libres.

Una vez que las recibieron, los uniformados entregaron las tarjetas a personas ajenas a la Policía, entre ellas los tres playeros imputados.

"Una vez que varios clientes iban comprando combustible en la estación de servicios, y se acumulaba el dinero en billete, ellos utilizaban las tarjetas para hacer coincidir dichas compras de combustible como si quien lo comprara fuera efectivo de la Policía, por tanto no existía faltante alguno", relata el escrito de los fiscales.

"El dinero en billete era apropiado por parte de los playeros para su aparente distribución con los policías. Todo esto, en principio, sin conocimiento de los dueños de las estaciones", añade.

Además, el documento precisa que otro perjuicio patrimonial era consumado a través de este esquema, "ya que aunque figure como que se usaron las tarjetas de Petropar, es distinto el monto de dinero que ingresa a los propietarios de las estaciones cuando paga el particular con dinero en billete, que cuando se hace a través de tarjetas de Petropar, ya que este ente tiene un convenio con las empresas y el precio es diferenciado, a favor del ente estatal".

Dejá tu comentario