Nacionales

Imputada da su versión del encuentro en la "casa del horror"

Una de las imputadas por el caso del quíntuple asesinato que se registró en el microcentro de Asunción reconoció que estuvo en la sala de la vivienda donde ocurrieron los hechos, pero que no se percató del crimen. Dio su versión de lo que pasó el sábado pasado, cuando se hizo un encuentro en la casona.

A través de una carta, la joven María Araceli Sosa Díaz, de 23 años, imputada por homicidio doloso en calidad de cómplice, explicó su versión de lo que pasó el sábado último en la "casa del horror", donde Bruno Javier Marabel, principal sospechoso del crimen, realizó un encuentro con algunos allegados, días después del múltiple homicidio.

El escrito, que se realizó en un papel higiénico, en la Comisaría 17 de Mujeres, le fue entregado a su padre, Félix Sosa, para que sea divulgado a los medios de prensa. El contenido fue dado a conocer a través de NoticiasPy.

María Araceli, madre de una hija de 4 años, dijo que a Bruno Marabel lo conoció en su trabajo, en un local de venta de comidas rápidas, hace tres meses. Sin embargo, solo hace 20 días tuvo contacto cercano con él, manifestó en su nota.

También podés leer: Supuesto homicida vivía en "casa del horror" pese a crimen macabro

"No tuve participación en el hecho (crimen de una familia) al igual que mi hermano (Marcelo Gabriel, también detenido e imputado)", manifestó en el escrito.

"Estuvimos el sábado en la casa para un encuentro (con más compañeros de trabajo), pero no se realizó. Él nos decía que su familia estaba en el lado argentino. El sábado sí estuve en la vivienda con mi hermano, también con Alba y otra compañera", agregó.

Contó que el sábado pasado, en un momento dado salió de la vivienda para ir a comprar hamburguesas en compañía de su hermano y de otra compañera de trabajo, mientras que Bruno y su pareja, Alba Rosalía Armoa, se quedaron en el domicilio.

Lea más: Mujeres detenidas estuvieron tres días en la casa tras quíntuple homicidio

Luego, regresaron a la vivienda, donde encontraron a Bruno Marabel en la vereda, y pasaron a la sala, uno de los lugares en donde días atrás habían sido asesinados los integrantes de una familia, según las investigaciones de la Policía Nacional.

"Cuando volvimos en la casa le encontramos a Bruno mirando en el portón hacia ambos lados, pasamos en la sala a comer lo que trajimos, mi compañera le dio dos mordiscos a la hamburguesa y me pidió que le acerque a la casa de su novio, a dos cuadras de ahí", refirió.

Manifestó que al terminar de comer culminaron raudamente el encuentro, porque Alba sentía celos de la otra mujer que estaba compartiendo con ellos. "Cuando comimos la hamburguesa culminamos el encuentro, porque se notaba que Alba no se sentía a gusto con la presencia de otra compañera, porque Alba sentía celos de ella por Bruno", relató.

¿Por qué no olieron nada?

A las autoridades les llama la atención que ni la joven ni su hermano se hayan percatado del olor a putrefacción que había en la vivienda, puesto que los cuerpos estaban enterrados en el fondo de la casa e, incluso, uno de los fallecidos seguía estando en una de las habitaciones, en estado de descomposición.

"¿Por qué no olimos nada?. La casa estaba llena de orín de perro y la cachorra estaba mucho tiempo sin bañarse. Bruno ponía a cada rato desodorante de ambiente", afirmó.

La joven menciona que ella y su hermano no declararon este martes en la Fiscalía porque su defensora pública les dijo que no era el momento para hablar, debido a que no pudo leer aún las actas de imputaciones.

"Estoy muy destrozada al igual que todo el Paraguay, soy madre, a este loco psicópata lo consideré mi amigo", concluyó en su escrito.

La joven sí vio sangre, cuenta su madre

Por su parte, Aidée Carolina Díaz, madre de los hermanos detenidos, contó algunos detalles de lo que su hija le comentó tras ir a la "casa del horror".

"Ella sí vio sangre y le preguntó a Bruno qué era y él le dijo que la perra tuvo cría y ensució toda la alfombra. El muchacho (Bruno) les decía: '¿Ustedes no huelen?' y ponía desodorante", contó la mujer a NoticiasPy.

También contó que Bruno no les permitía ingresar hasta el fondo de la vivienda porque supuestamente había cosas que no se podían tocar.

"Hoy me comentó que a ella le llamó la atención que la alfombra estaba ensangrentada y la perra también tenía todo sangre en la cara y que Bruno llevó la alfombra en el fondo para lavar", relató la madre de Araceli Sosa.

Dijo que en tres oportunidades su hija estuvo ahí, en las horas que tenía libre en su trabajo para almorzar.

Habló el padre de los detenidos

Asimismo, Félix Sosa, padre de Marcelo Gabriel y María Araceli Sosa Díaz, dijo que al ver en la televisión las noticias sobre el hallazgo de los cuerpos dentro de la vivienda, su hijo le dijo a su madre que estuvo allí el sábado pasado, luego subió a su motocicleta y fue hasta la casa.

"Ellos fueron demorados en carácter de testigos y luego, porque no declaró, le imputaron a mis hijos", refirió.

Don Sosa dijo que entre el jueves, el viernes y el sábado hubo eventos en la Costanera de Asunción, por la fiesta de la cerveza, de los que sus hijos participaron. Inclusive, un oficial de la Policía Municipal de Tránsito les pidió sus cédulas, comentó.

Crímenes ocurrieron en la sala y uno de los dormitorios

Los fallecidos fueron la boxeadora Dalma María Rojas Rodas; su padrastro, Julio Rojas Delvalle; su madre, Elba Rodas Lezcano, y sus dos hijos, Saulo Pío Nahir Rojas, de 4 años, y Cristian Santino Barrios Rojas, de 6 años. Al menos cuatro de ellos habrían sido asesinados de varias puñaladas.

Lea más: Víctimas de crimen macabro fueron apuñaladas

Las autoridades policiales pudieron determinar que los homicidios ocurrieron en la sala y en una de las habitaciones. En el comedor también hallaron rastros de sangre.

Según las pesquisas, primero mataron al hombre, Julio Rodas, y luego fueron asesinadas ambas mujeres y los dos niños.

Nota relacionada: Macabro hallazgo de cinco cuerpos en pleno microcentro de Asunción

Cuatro personas tras las rejas

Bruno Marabel fue imputado por homicidio doloso y feminicidio. El joven está recluido en la Penitenciaría Nacional de Emboscada, al igual que Marcelo Sosa.

Te puede interesar: Bruno Marabel va a Emboscada porque no hay lugar en Tacumbú

Mientras que las mujeres, María Araceli Soa y Alba Rosalía Armoa, también imputadas tras ser detenidas, están tras las rejas en el Centro Penitenciario de Mujeres Casa del Buen Pastor.

Dejá tu comentario