Revista Pausa

Igualdad y dignidad: La lucha por los derechos de las mujeres palestinas

En un escenario de ocupación y violencia, Mother's School Society se erige como una esperanza que florece en Palestina. Formación técnica, apoyo legal y acompañamiento jurídico son acciones que realizan para empoderar a las mujeres en sus derechos básicos.

En el marco de una visita a nuestro país organizada por el Fondo para la Igualdad de Género (FIG) de ONU Mujeres, una comisión de Mother’s School Society (MSS) compartió e intercambió experiencias con organizaciones de mujeres políticas, trabajadoras domésticas, campesinas e indígenas a través del Centro de Documentación y Estudios (CDE).

Palestina 2
Mrs Inas Margieh, Coordinadora de Programas de la Oficina de ONU Mujeres en Palestina.
Mrs Inas Margieh, Coordinadora de Programas de la Oficina de ONU Mujeres en Palestina.

A pesar de la distancia y las diferencias territoriales, las organizaciones pudieron encontrar sus puntos en común y dialogar sobre cómo enfrentar ciertos problemas que afectan a todas. Desde Pausa hablamos con las mujeres al frente de MSS y —por medio de una doble traducción— nos contaron su historia, sus logros y cómo, a pesar de todas las limitaciones, están trabajando para revertir la realidad, que históricamente ha relegado a las madres, hijas y hermanas.

La lucha de las mujeres ha sido clave en Palestina desde la Primera Intifada, levantamiento llevado a cabo por las y los palestinos ante la ocupación de Israel. Su resistencia y resiliencia fueron imprescindibles para seguir a pesar de todas las violencias ejercidas.

Según el proyecto Mujeres rumbo a Gaza, las mujeres palestinas resisten a una triple opresión, originada principalmente por la ocupación israelí, en segundo lugar por el patriarcado y, por otro lado, por la mirada occidental que las recluye a su papel más doméstico, negándoles así el derecho a la participación pública.

Palestinas 1
<p></p>Con apoyo del Fondo para la Igualdad de Género están impulsando el proyecto Empoderando a las mujeres para un futuro con dignidad.<p></p>

Con apoyo del Fondo para la Igualdad de Género están impulsando el proyecto Empoderando a las mujeres para un futuro con dignidad.

Mother’s School Society nació justamente en medio de la Primera Intifada, en 1999, en un contexto con muchos desafíos, problemas económicos y restricciones para la movilidad. Con la visión de promover una sociedad democrática e independiente en Palestina, buscan la igualdad y el empoderamiento de las mujeres en la vida social, lo que se traduce no solo en la participación, sino también en el liderazgo en las esferas públicas.

La organización, que empezó como un proyecto piloto en las gobernaciones de la franja occidental, identificó tres principales necesidades de las mujeres palestinas: educación, conciencia sobre su salud y cómo afrontar los desafíos relacionados con la pobreza.

Majida Al-Masri —presidenta de Mother’s School Society— detalla que se enfocan principalmente en las mujeres jóvenes que se ven relegadas al ámbito privado. “Al quedarse en sus casas están excluidas de la vida social y se vuelven los grupos más marginalizados de la población. Esta marginalización produce una falta de educación y participación en la sociedad”, agrega.

En los comienzos de la organización, la inserción de las mujeres en el mercado laboral se reducía a tan solo el 5%; actualmente se encuentra en el 20%, a pesar de que sigue siendo un número menor.

Formas de trabajo

Una de las metodologías de MSS es ir a las comunidades más necesitadas y allí realizar un trabajo de base con las familias, identificando cuáles son sus principales problemas económicos y políticos. Iniciaron con 13 comunidades y luego fueron expandiéndose, e incluso han habilitado centros comunitarios en las zonas donde el acceso es más difícil.

La organización busca ingresar al hogar para que esa madre, hija o hermana no solo se eduque y se empodere, sino que sea capaz de transmitir esos conocimientos a toda su familia y realizar así un trabajo integral.

Palestina 4
Mrs Rana El-Houjeiri, Responsable de Programas de los Países Árabes del Fondo de Igualdad de Género de ONU Mujeres.<br>
Mrs Rana El-Houjeiri, Responsable de Programas de los Países Árabes del Fondo de Igualdad de Género de ONU Mujeres.

La pobreza es uno de los principales males de Palestina, consecuencia también del conflicto con Israel, puesto que se da mayormente en los asentamientos y zonas ocupadas. En ese sentido, la presidenta explica que sus esfuerzos están orientados a generar ingresos para las mujeres y sus familias. “Nos focalizamos en entrenarlas para diferentes profesiones técnicas, apoyamos el trabajo productivo y organizamos las cooperativas de trabajo”, expresa.

El Ministerio de Desarrollo acompañó estas acciones, proveyendo apoyo financiero; sin embargo, la idea es liberar a las mujeres y sus familias de esa subvención y que puedan trabajar independientemente.

El programa que llevan adelante da soporte a las mujeres para desarrollar un proyecto productivo que ellas mismas elijen, de acuerdo a sus capacidades y posibilidades. El acompañamiento incluye la gestión del proyecto y el asesoramiento, para que ellas sean quienes lo administren.

Palestina 5
Mrs. Majida Al-Masri, Presidenta de Mother's School Society.
Mrs. Majida Al-Masri, Presidenta de Mother's School Society.

“Gracias a nuestro trabajo de 20 años logramos contactar con mujeres de varias ocupaciones, como costureras, niñeras, trabajadoras domésticas y amas de casa, y también con las desempleadas. Esto nos permitió tener un conocimiento profundo de los problemas de las mujeres en el ámbito del trabajo, relativos a los salarios, a la seguridad social y a la discriminación”, menciona Majida Al-Masri, quien se desempeñó como ministra de Asuntos Sociales de la Autoridad Nacional Palestina.

Puestos dignos y justos

Saber de primera mano cómo realmente estaban viviendo las mujeres en sus empleos llevó a la MSS a cambiar el foco de su trabajo y enfocarse en los derechos laborales.

Shahira Afana —coordinadora de Proyectos de Mother’s School Society— señala que con apoyo del Fondo para la Igualdad de Género están impulsando el proyecto Empoderando a las mujeres para un futuro con dignidad. Añade que existen muchos abusos y discriminaciones hacia las ciudadanas, que además se encuentran con diferentes limitaciones para encontrar oportunidades laborales.

Este proyecto consiste en instalar unidades de protección social en los puestos laborales. Los mismos están constituidos por miembros voluntarios de la sociedad civil e inspectores del Ministerio del Trabajo.

“Son visitas a los lugares de trabajo donde se dan los casos de abuso y discriminación. Es como una mediación en la que vamos a constatar lo que sucede con el propio Ministerio y hablamos sobre derechos laborales”, cuenta Shahira.

La coordinadora asegura que están muy orgullosas de este proyecto, que ya tiene cuatro años, puesto que la cartera laboral cuenta con muchas falencias y vacíos, y a través de esta acción lograron llegar a espacios que quizás el Ministerio de otra manera no alcanzaría. “Nosotras les decimos dónde ir y empujamos estas visitas”, comparte.

Con estas visitas y charlas de concienciación de derechos laborales han llegado a 3.333 personas, incluidos hombres y mujeres, en un total de 146 sesiones.

“Esta modalidad de trabajo me parece muy potente y ojalá alguna vez podamos llegar a algún acuerdo con el Ministerio del Trabajo para realizar estas inspecciones, no solo de parte del funcionario, sino que se involucren actores sociales y sindicatos, lo que podría generar mayor confianza también en la ciudadanía”, manifiesta Clyde Soto, integrante e investigadora del Centro de Documentación y Estudios.

Palestina 7
<p>Mrs. Shahira Afana, Coordinadora de Proyectos de Mother's School Society. Foto: Fernando Franceschelli.&nbsp;</p>

Mrs. Shahira Afana, Coordinadora de Proyectos de Mother's School Society. Foto: Fernando Franceschelli.

En alianza con varias organizaciones y expertos en el tema, teniendo como base lo que fueron recolectando de las jornadas de visita, desde MSS se encuentran estudiando una ley laboral con perspectiva de género, que busca cubrir todos esos vacíos con los cuales se encontraron. “También estamos trabajando para que se pueda implementar lo que hace a la ley del salario mínimo, que existe pero no hay ninguna reglamentación que establezca los mecanismos de su implementación, lo que afecta principalmente a las mujeres”, refiere Afana.

Un intercambio enriquecedor

“A pesar de la diferencia de idiomas, veíamos que nos estábamos entendiendo, y eso es importante para mí, porque nos muestra cómo la humanidad, finalmente y a pesar de todo, es una y también los derechos de las mujeres, por los cuales estamos luchando en todo el mundo”, reflexiona Soto. Además, considera que existen varias similitudes entre las organizaciones y que ambas se encuentran trabajando en aportar a la sociedad un debate y cambios eventuales en la participación política de las mujeres.

Somaya Aslan —presidenta de la Junta Directiva de Mother’s School Society— resalta que una de las cuestiones que más llamaron su atención y se llevan como aprendizaje es el trabajo que realizó el CDE con las trabajadoras domésticas y el cambio de ley que lograron sobre el salario mínimo. “Les proveyeron información y herramientas, entrenándolas y guiándolas, para que sean ellas las que lideren el cambio que buscan y hablen desde su propia voz y experiencia”, indica. Conocer esto fue importante para ellas, ya que también trabajan con mujeres de las profesiones más desvalorizadas y discriminadas.

Palestina 6
Mrs. Somaya Aslan, Presidenta de la Junta Directiva de Mother's School Society.
Mrs. Somaya Aslan, Presidenta de la Junta Directiva de Mother's School Society.

En palabras de Soto, pudieron visualizar cómo varios problemas que tenemos acá tienen que ver con una situación de base que se da en ambos países: la falta de consideración hacia el trabajo doméstico y de cuidado. “No se ve como un trabajo, se desvaloriza e incluso se estigmatiza a las personas que se dedican a eso”, especifica.

Sin embargo, estas situaciones están cambiando, justamente por la valentía y la persistencia de las personas que siguen creyendo en un futuro más digno. “La modificación de la ley salarial del trabajo doméstico fue festejada como una victoria también para ellas, y para nosotras es un orgullo”, dice Clyde.

“Últimamente estamos con muchos problemas, la gente se siente muy desilusionada a veces, y eso nos impide ver las grandes cosas que en nuestro país también tenemos y podemos lograr”, finaliza.

Palestina 3
Mr Elimane Bousso, Consultor de Programas del Secretariado del Fondo de Igualdad de Género de ONU Mujeres.
Mr Elimane Bousso, Consultor de Programas del Secretariado del Fondo de Igualdad de Género de ONU Mujeres.

Números que alientan

2.305 madres recibieron alfabetización.

1.338 mujeres fueron beneficiadas con los cursos de entrenamiento vocacional.

1.110 niños y niñas fueron educados.

52 familias fueron beneficiadas con proyectos productivos para generación de ingresos.

10 casas de invernadero fueron establecidas para promover la agricultura.

4 cooperativas productivas se desarrollaron.

Participación política

Mother’s School Society forma parte del movimiento más amplio de mujeres, desde donde trabajan en la agenda general de las ciudadanas. También conforman articulaciones contra la violencia y para cambiar legislaciones. Una de las modificaciones de ley en la cual están trabajando es la que tiene que ver con la edad de matrimonio de las mujeres, quienes actualmente pueden contraer nupcias desde los 14 años. Hasta el momento, consiguieron un compromiso por parte del primer ministro, Mohammad Shtayyeh, quien actualmente es el único que puede derogarla, ya que hace 10 años que el Parlamento palestino está inactivo.

Status personal

En Palestina tampoco existe una ley civil que pueda proteger a las y los ciudadanos, la que está en vigencia actualmente está más ligada a la religión, por lo que desde Mother’s School Society se encuentran impulsando esta legislación. Establecieron una comisión, conformada por la sociedad civil e integrantes del Gobierno, mediante la cual están haciendo una revisión de lo que se necesita, como también adecuando las leyes a los tratados internacionales y a las 52 recomendaciones que hizo la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (Cedaw).

Dejá tu comentario