Sucesos

Hubo seis denuncias de abuso sexual en niños, niñas y adolescentes al día

En 2018, la Fiscalía recibió 2.208 denuncias de abuso sexual en niños, y la Policía habla de 231 casos sin detenciones. Estudio del MDI muestra que 4,5% de la violencia familiar es abuso en menores de edad.

La semana pasada se registraron dos casos de abuso sexual en niños, que fueron denunciados en distintas comisarías de Central. El Ministerio Público recibió 2.208 denuncias de abuso sexual en menores de edad, y estudios anteriores muestran que el 4,5% de los casos denunciados y registrados en el ámbito de violencia intrafamiliar son hechos de abuso sexual en niños, niñas y adolescentes.

La realidad en Paraguay es que al día la Fiscalía recibió seis denuncias por abuso sexual en promedio. Y la Dirección General de Prevención y Seguridad de la Policía indica que en el 2018 hubo 231 casos de abuso sexual en niños cuyos sospechosos no fueron aprehendidos. Aunque sí en otros casos: 192 fueron detenidos, y 77 fueron capturados.

La sicóloga forense Alma Soledad Segovia explica que la mayoría de las personas eran del entorno de los niños, niñas y adolescentes víctimas.

El Observatorio de Seguridad y Convivencia Ciudadana del Ministerio del Interior había presentado en el 2016 un estudio sobre Violencia Intrafamiliar, y se detalla que el 4,5% de los hechos de violencia en la familia son abusos en menores de edad.

“El abuso sexual en sí es multicausal, y hay muchos factores de crianza. Si hay entre ellos de personas que fueron abusadas en su infancia, si fueron víctimas de maltrato físico y/o sicológicos de sus cuidadores, es como una cadena de violencia, y la forma que tienen de poder aflorar esas frustraciones muchas veces es también abusando de otros”, explica la sicóloga.

El 87,4% de las víctimas de abuso sexual dentro de la familia son los niños, niñas y adolescentes. Y cruzando la relación de parentesco entre autor y víctima, encontramos que los mayores victimarios son los padrastros, en un 26,2%, los padres en un 24,4%, los tíos 14,8%, los primos 11,4%, los hermanos o hermanas en 7,7%, los abuelos en un 5,4%, y otros parentescos.

La semana pasada en Ypané fue denunciado un abuelastro que había abusado sexualmente de una niña de 6 años. Según la Policía, la niña había quedado en casa de la abuela para el festejo de Reyes, y ahí ocurrió el abuso.

La niña comentó al día siguiente a la mamá que su abuelo (padrastro del padre) le introdujo el dedo en sus partes íntimas y que tenía las uñas largas, que le lastimó.

Sobre las situaciones que se dan dentro de este ámbito, la sicóloga explica una arista desde la visión del victimario.

“Allí claramente hay características de personalidad, tanto sicológicas como sociales, y que se asocian con esa desviación sexual, por la atracción hacia los niños, pues ven que ellos son vulnerables, están al alcance de las manos. Y de repente hay otros problemas de los victimarios como abuso de sustancias”, dice Segovia.

En otro caso en Luque, una niña de 8 años comentó a su mamá que su padrino la había manoseado. La pequeña había quedado al cuidado de su madrina por dos días, cuando se había dado el abuso sexual por parte del hombre hacia la niña.

Sobre las consecuencias de este tipo de hechos en las víctimas, el siquiatra forense José Vera explica que pueden causar trastornos de la personalidad, y que los daños son mayores cuando hay vínculo afectivo.

“El trastorno límite de personalidad tiene como síntomas conductas temerarias, personas con baja autoestima, generalmente se sienten mal todo el tiempo con un sentimiento profundo de vacío que es muy doloroso. Son personas que tienen muy escasa tolerancia a la frustración, eso significa que ante el menor disgusto entran en total crisis”, señala Vera.

En Paraguay, en casos de abuso dentro de la familia, el 91% de las víctimas son niñas, y 9% son niños.

Dejá tu comentario