Sucesos

Hubo errores en el traslado de Samura, según ex viceministra

Cecilia Pérez, que estuvo al frente de Política Criminal del Ministerio de Justicia, afirmó que no se activó correctamente el protocolo y esto facilitó el rescate de un peligroso recluso.

En la opinión de la ex viceministra de Política Criminal Cecilia Pérez, muchas falencias se dieron en la actuación del director de la Penitenciaría de Emboscada, Juan Carlos Irala, para delinear la custodia al móvil de traslado que transportó a Jorge Samudio, alias Samura, que fue rescatado cuando volvía de una audiencia preliminar.

Pérez señaló que existe una diferencia entre pedir apoyo policial para acompañar un móvil y el de activar un protocolo para trasladar a internos de alta peligrosidad. “En nuestra época, el director de la penitenciaría comunicaba al director general que tiene una citación de un interno de alta peligrosidad. Porque el director sabe o debe saber, y debe estar en comunicación con su jefe de seguridad, jefe de comparecencia e inteligencia, el que recibe la citación y ahí se mueve toda la estructura interna”, comenzó diciendo.

Según lo expresado por la abogada, la comunicación del caso debió llegar hasta el director general de Establecimientos Penitenciarios, quien –junto con el director de Inteligencia Penitenciaria– debe diagramar el operativo policial, dependiendo de la peligrosidad del trasladado. “Ellos determinan si se requerirá de la presencia de efectivos de la FOPE, del GEO o incluso de las Fuerzas Armadas”, añadió.

Otra de las fallas –según Pérez– se dio por la decisión de enviar a Samura para el trámite judicial en compañía de otros internos. “El procedimiento es el que se tiene que hacer con absoluta confidencialidad, los horarios, el camino que se va a tomar. No hay suficientes móviles la verdad, es por eso que se les saca del grupo a los internos que tienen ese perfil de alta peligrosidad para que tengan un tratamiento especial”, señaló.

ABOGADO. Las palabras de la ex alta funcionaria chocan con lo expresado por el abogado del director del penal de Emboscada, Hugo López, quien aseguró que su cliente cumplió con todo lo establecido para estos casos. “A mi parecer, se trata de una falta administrativa, mi cliente siguió el protocolo establecido”, había manifestado en comunicación con los medios de prensa.

La responsabilidad del traslado de los reclusos de alta peligrosidad, desde el pasado 8 de agosto, según lo que afirma Cecilia Pérez, pasó a manos del Viceministerio de Política Criminal, del Ministerio de Justicia, que –de acuerdo con el nuevo organigrama– tiene a su cargo a la Dirección General de Establecimientos Penitenciarios.




“Yo no estaba informado”
Jorge Figueredo, director de Establecimientos Penitenciarios, afirma que en ningún lugar del protocolo establece que sea su responsabilidad.
Explicó que el protocolo es una guía indicativa, pero que una frase mal redactada puede ocasionar muchos problemas.
Figueredo afirmó que se realizan alrededor de cuatro mil comparecencias al mes, que son llevadas a cabo por los directores de las penitenciarías. También señaló que de haber estado enterado del traslado del peligroso interno, él no hubiera permitido el trámite. “No estaba informado. De haber sabido, hubiera dicho que ni lo muevan”, aseguró.

Dejá tu comentario