Editorial ÚH

Redoblar esfuerzos para evitar  que sigan aumentando contagios

Cuando parecía que la pesadilla ya había terminado ha regresado la  preocupación ante el alarmante aumento de casos de contagio: el Covid-19 sigue siendo una amenaza para la salud de la población y para la frágil estabilidad de la infraestructura de la salud pública. La actual situación que estamos viviendo es consecuencia de habernos dormido sobre los laureles y haber desactivado tempranamente los protocolos de cuidado. Las autoridades de Salud deben asumir responsabilidades e informar  a la población sobre la actual situación.

San Bernardino

Inaceptable desorganización en los eventos multitudinarios

Los eventos son importantes para la economía y deben realizarse en ambientes seguros. Independientemente de un sistema de seguridad de la Policía Nacional que funcione eficazmente en torno a los lugares donde se desarrollan, los organizadores deben disponer la infraestructura adecuada para brindar pronta atención en materia de salud o ante algún circunstancial siniestro. La tragedia ocurrida en San Bernardino desnuda la falta de medidas de seguridad, inteligencia y coordinación necesarias de los organismos gubernamentales para acontecimientos multitudinarios. A la vez, el déficit de Salud en esta localidad para atender situaciones de alta complejidad. Los municipios también deben coadyuvar cuando en su zona existen reuniones masivas como organizar el tránsito que facilite la circulación, especialmente, en casos de emergencia. El sector privado asimismo debe hacer lo suyo.