País

Hidratación en invierno, clave para evitar hipertensión o paro cardiaco

Aumento de la presión arterial, infarto cardiaco, deshidratación, trombosis, derrame cerebral, insuficiencia cardiaca, incremento del nivel de glucemia (azúcar en sangre) son algunos de los episodios que puede padecer una persona si no se hidrata adecuadamente durante el invierno. El consumo del vital líquido disminuye con las bajas temperaturas, un mal hábito que puede pasar factura al organismo y, a veces, puede ser letal.

La sangre se espesa con las bajas temperaturas y eso favorece los problemas cardiacos, advirtió el doctor José Ortellado, director del Instituto Nacional de Prevención Cardiovascular del Ministerio de Salud Pública (MSP). Las personas mayores de 55 años con problemas arteriales son las principales que pueden sufrir un infarto o accidente cerebrovascular, por lo que deben tomar abundante agua.

“Cuando la temperatura es muy baja, principalmente en las arterias hay menos circulación. Eso puede aumentar la presión arterial, aumenta los infartos cardiacos”. La falta de ejercicio, estar sentado o acostado gran parte del día también propician la aparición de la trombosis.

Tomar suficiente agua es importante en el invierno. Pese a las bajas temperaturas que persistirán esta semana con mínimas de 5 y 8 grados, según la Dirección de Meteorología, se debe beber entre dos a tres litros de agua para mantenerse hidratado; la práctica debe ser igual que en la época primaveral y veraniega.

En el invierno, las personas comen más alimentos con alto contenido de grasa y sal, y de bebidas muy azucaradas y disminuyen el consumo de agua, situación que incide en la aparición de los cuadros hipertensivos.

Hacer ejercicios, beber dos a tres litros de agua por día, mantener una alimentación sana y equilibrada son algunas de las prácticas que sirven para prevenir el infarto, el derrame, la insuficiencia cardiaca y la muerte1 súbita, señaló el doctor Ortellado.

El consumo de agua por día debe ser de entre dos y tres litros, salvo indicación médica que indique un consumo inferior, destaca el profesional. (Ver infografía).

Embed

¿mate o agua? Con las bajas temperaturas, el consumo de mate es frecuente, pero lo ideal es tomar también agua de manera natural para conseguir una buena hidratación. “Se puede tomar mate, pero no da una hidratación completa. Nosotros recomendamos agua sí o sí. Porque el mate a veces tiene otros efectos. No se prohíbe que tomen mate. Hidrata solo en un 50 por ciento”. Se puede alternar el consumo, a la mañana agua y en la tarde mate.

Los niños deben ser controlados para que consuman agua, como en el caso de los adultos, aunque no pidan deben ingerir el vital líquido.

La práctica de una alimentación saludable debe empezar desde niños para que puedan evitar la aparición de las enfermedades. En los adultos, “recomendamos el cambio de estilo de vida”.

Dejá tu comentario