País

Hasta el 10 de enero

 

Después de más de 20 años escribiendo este artículo en Última Hora, siento que me debo a los lectores de cada día y que con ellos formo una especie de comunidad virtual de alegrías y obligaciones.

Una de ellas es la de tenerlos al corriente de cualquier corte temporal o definitivo.

Hoy se trata de comunicarles el cese temporal por un mes. Marcharé a España hoy 3 de diciembre y volveré el 10 de enero del 2019. Añado el clásico “Si Dios quiere”, pues como cristiano estoy convencido de que él es el que tiene la última palabra.

¿Por qué este corte temporal en el trabajo periodístico?

Mi servicio del Paraguay, país al que elegí libremente como ciudadano en 1969, al llegar ahora a los 90 años me exige una parada con diversos objetivos.

Primero, para descansar física y sicológicamente. Cada día quiero más al Paraguay, aunque cada día más me duele la impunidad que existe. Y esto influye en la salud.

Segundo, que por la edad, los objetivos de mi compromiso paraguayo tengo que adaptarlos y profundizarlos más. Y no solamente estos sino también la estrategia de mi actuar colectivo.

Tercero, porque cada día hay más personas concienciadas y comprometidas y esto, que es algo muy positivo, nos exige y me exige cómo nos unimos más, comenzando por una unidad táctica.

Lo escrito me exige un corte temporal, un descanso, un tomar fuerzas, un revisar el trabajo político y social unido con otras personas y grupos e instituciones, un descubrir nuevos modos más adaptados a la realidad del país dentro de una América Latina golpeada y que camina hacia delante.

Pido que, en este tiempo del que voy a disponer, me ayuden con sus buenos deseos y oraciones. Todos formamos cada día más un todo unido y venceremos, no lo duden,

Feliz Navidad y Año Nuevo. Hasta el 10 de enero, si Dios quiere.

Dejá tu comentario