Política

“Habrá menos corrupción cuando se castigue”, afirman en foro de UIP

 

La senadora mexicana Gabriela Cuevas, presidenta de la Unión Interparlamentaria (UIP) habló ayer en el marco de la sexta conferencia de jóvenes parlamentarios y se refirió a la corrupción.

Al respecto, señaló que este flagelo es un fenómeno global que se acentúa en América Latina y el Caribe.

“Las historias de corrupción hemos encontrado prácticamente en todas las naciones. Lo que cambia es la posibilidad de castigar. La corrupción cuando se castiga, se empezará a cometer menos”, destacó la legisladora mexicana.

Resaltó que una de las agendas de la UIP que prioriza el bienestar y la felicidad analiza “como lograr que el presupuesto llegue a la gente y solo llega a la gente cuando se acaba con la corrupción”.

“La corrupción se ha convertido en el cáncer de las sociedades y creo que lo mejor que podemos hacer los políticos es poner el ejemplo. En cada una de las leyes, saber que podemos hacer la diferencia, señalar y exigir que se castigue cualquier acto de corrupción”, refirió Cuevas.

Precisó que la generación actual de jóvenes es la que tiene menor calidad de vida que sus padres a nivel global y esto es en mayor medida por la corrupción.

“Si queremos heredar un mejor futuro a las demás generaciones, requerimos un planeta limpio no solamente en cuestiones medioambientales sino también en el ejercicio del poder público”, manifestó.

No obstante, apuntó que hay algunos países que han avanzado en leyes en cuanto acceso a transparencia y rendición de cuentas y hay otros que están generando nuevos mecanismos de anticorrupción.

“Hay otros países que están trabajando con la sociedad. La corrupción nos compete a todos sin importar la condición o la edad. Cuando hablamos de corrupción no es de una sola generación. Una de las grandes tragedias de la corrupción es que no hemos sabido terminar de tajo y decir las nuevas generaciones son distintas. Hay un reto importante ahí”, subrayó.

NARCOTRÁFICO. La legisladora mexicana se refirió también al narcotráfico y mencionó que el principal problema relacionado a eso, en nuestra región, es el flujo de armas.

“El flujo de armas de Estados Unidos hacia América Latina y el flujo de drogas de América Latina hacia el principal consumidor que son los Estados Unidos es lo que está bañando de sangre a nuestros países”, aseveró.

La legisladora cree que es necesario, en primer lugar, que tengamos políticas con la juventud para prevenir el consumo. “No queremos que nuestros jóvenes se envenenen y en segundo lugar tenemos que fortalecer las aduanas para que no pasen armas a nuestros países”, indicó.

“Nuestra región es de paz, no es armamentista. No tendría que ser una región tan peligrosa como se está convirtiendo”, dijo y apuntó que la impunidad es lo que está haciendo que muchos de los homicidios cometidos por sicarios no estén siendo debidamente castigados. “Hay que hacer un trabajo incluso a nivel de cooperación internacional”, precisó.

Al ser consultada sobre la “narcopolítica”, la misma detalló que no puede hablar de ese término, porque no se ve a ningún jefe de Estado promoviendo el narcotráfico.

“Lo que sí veo es como la corrupción ya sea del narcotraficante, o de algunos otros criminales están llegando a las esferas porosas de los poderes del estado en algunos países”, señaló.

“Aún estamos a tiempo de prevenirlo. La cooperación internacional tiene mucho que decir y las políticas públicas nacionales para acabar con la impunidad y que se castiguen todas las conductas antisociales”, puntualizó.

Durante el desarrollo de la primera jornada se hizo intercambio de experiencias sobre los alcances de los diferentes países de los objetivos del desarrollo establecidos por la ONU para lograr el bienestar de las naciones. Más de 200 legisladores de 40 países participan de la conferencia que se realiza en el Congreso.

La corrupción se ha convertido en el cáncer de las sociedades y creo que lo mejor que podemos hacer los políticos es poner el ejemplo.

La corrupción se ha convertido en el cáncer de las sociedades y creo que lo mejor que podemos hacer los políticos es poner el ejemplo.

Lo que cambia es la posibilidad de castigar. La corrupción cuando se castiga, se empezará a cometer menos.
Gabriela Cuevas,
senadora y presidenta UIP.

Dejá tu comentario