Política

Habla el Pastor que "convirtió" a Sabino Montanaro: "Era noble, solidario y tenía paz con el Señor"

ESPECIAL. En el diario Tiempo, de Honduras, el periodista Francisco Rodríguez publica una entrevista realizada al Pastor que "convirtió" a Sabino Augusto Montanaro al cristianismo. El doctor René Peñalba, habla del ex hombre fuerte del régimen stronista como un hombre "noble, solidario y que tenía paz con el Señor". El ex ministro, dice el pastor, "no confesó haber sido culpable de desaparecer personas y soñaba con morir en Paraguay".

16:21 |

El pastor evita hablar sobre las denuncias que pesan en contra de Montanaro, por desaparición forzada de personas, torturas, detenciones ilegales y otros crímines de lesa humanidad. Asegura que el ex ministro del Interior de la era stronista "conoció" a Dios y se arrepintió de "lo ocurrido como funcionario de Paraguay".

ESPECIAL. La entrevista completa, sin modificación alguna.

El ex ministro del Interior de Paraguay, Sabino Augusto Montanaro - que esta semana sorprendió al aparecerse en su país tras vivir asilado durante 20 años en Honduras - había aceptado a Jesucristo en la Iglesia Centro Cristiano Internacional, demostró ser un furibundo creyente, no confesó haber sido culpable de desaparecer personas y soñaba con morir en su país.

Así lo confesó a Diario TIEMPO ayer el pastor de la referida congregación religiosa, doctor René Peñalba, una de las personas que estuvo cerca del ex ministro del Interior de Paraguay, acusado en su país de decenas de desapariciones de personas durante la dictadura de Alfredo Stroessner, que estuvo en el poder por 35 años.

¿Cómo era don Sabino Montanaro?

El se congregó con nosotros y yo fui pastor de él por varios años, a él lo conduje a los pies de Jesucristo, fue un hombre que aprendió a amar al Señor, se comportaba como un miembro muy respetuoso de todas nuestras normas como iglesia.

¿Era una buena persona?

Creo que todos estarán de acuerdo conmigo que una persona conoce a Jesucristo se convierte en una nueva criatura y eso es lo que puedo testificar, que don Sabino Montanaro se convirtió para entregar su vida al Señor.

¿Le avisaron del viaje de él a Paraguay?

Yo retorné de Colombia y supe de la noticia cuando llegué al aeropuerto, pero hasta el último domingo que estuvo con nosotros yo quedé muy satisfecho como pastor de la clase de feligrés que fue don Sabino Montanaro.

¿Era solidario?

No es tanto la solidaridad, sino la actitud de un feligrés que es lo bonito. Don Sabino Montanaro nunca pidió trato especial en esta iglesia, como lo hacen algunas personas reconocidas.

¿El se arrepintió de lo ocurrido como funcionario en Paraguay?

Sí, como cualquier persona que se rinde a Jesucristo, don Sabino se arrepintió de todo lo que fue su vida pasada, yo creo que todos los creyentes tenemos una vida sin Cristo y una vida con Cristo.

¿Le confesó de lo que había hecho en Paraguay cuando era hombre fuerte de Stroessner?

Yo lo que conozco de él son los aspectos de la vida pública, fueron bastantes años en el ejercicio del engranaje gubernamental.

¿Qué días asistía a la iglesia?

Debido a la precaria situación física de él, por la avanzada edad y dificultades de salud, a veces venía los sábados en la tarde, pero yo notaba que su preferencia era venir el domingo en la mañana.

¿Algún testimonio de él que usted recuerde?

Le puedo decir que me impresionaba mucha la necesidad de él por conocer la palabra de Dios y soñaba con ir a morir a Paraguay.

¿En sus testimonio alguna vez mencionó él sobre la desaparición de personas en Paraguay o nunca?

No hablábamos de esos temas, pues la pastoral cristiana más tiene que ver con lo esencial de cada persona, no con su historia, las conversaciones con don Sabino giraban en torno a sus necesidades espirituales, su vida familiar y sus aspiraciones.

¿En torno a las desapariciones no se refería?

Las pláticas eran de un tono humano y no de un corte político, pues el tenía una paz que solo el Señor le pudo a haber dado.

Dejá tu comentario