Mundo

Guatemala logra retorno de casi 1.000 migrantes hondureños

Un total de 943 migrantes hondureños fueron repatriados por Guatemala con la implementación del Plan Retorno Seguro. Este proyecto se da tras la caravana de migrantes que intenta llegar a Estados Unidos.

La Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres, encargada del proyecto Plan Retorno Seguro, sostuvo en un comunicado que habilitaron un centro de operaciones de emergencia móvil en una zona fronteriza con México y Honduras.

Los hondureños que retornaron a su país fueron 635 hombres, 201 mujeres y 107 niños, tras un intenso trabajo de las autoridades guatemaltecas este fin de semana.

La entidad de protección civil añadió que se logró el trasladó de 1.500 bolsitas de agua pura para entregar a migrantes.

Desde hace una semana, unos 5.400 migrantes, la mayoría hondureños, ingresaron a Guatemala, según el Gobierno, de los cuales 2.000 regresaron a Honduras y otros 3.000 siguen aferrados al deseo de llegar a Estados Unidos para tener un futuro mejor.

Este domingo, al menos 2.000 miembros de la caravana lograron superar las exigencias migratorias impuestas por México y salieron a primera hora del paso fronterizo de Ciudad Hidalgo (México) para una jornada a pie de unos 40 kilómetros hasta Tapachula, donde pernoctarán.

La Secretaría de Relaciones Exteriores mexicana confirmó que llegaron a su frontera sur alrededor de 4.500.

El objetivo de la caravana de migrantes es alcanzar la frontera de México con Estados Unidos, lo que supone un recorrido de 2.000 kilómetros hacia la zona noreste o de casi 4.000 kilómetros si se opta por la ruta del noroeste que lleva a Tijuana.

Lea más: Hondureños superan bloqueo en Guatemala y cruzan a México

En el puente fronterizo de México y de Guatemala quedaron varios centenares de migrantes hondureños a la espera de ser atendidos por la migración mexicana o, en su caso, intentar adentrarse en el país en cruces ilegales por el río Suchiate.

Durante la caminata de los migrantes algunos pobladores se acercan a ofrecerles agua, alimentos y otros enseres de higiene personal, como son los pañales desechables para los bebés.

Asimismo, se observa a personal del Instituto Nacional de Migración así como a representantes de organismos civiles y de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) que acompañan la marcha de los migrantes con el objetivo de mantener el orden.

La Policía Federal de México, que fue trasladada en aviones a la frontera sur desde días antes de que los migrantes tocaran las puertas de México, tiene un puesto de vigilancia con cientos de agentes en la carretera que llega a Tapachula.

Fuente: EFE

Dejá tu comentario