Mundo

Gobierno de Macri y el delgado hilo de la estabilidad y el frente social

Los mercados financieros se estabilizan con las medidas económicas de emergencia adoptadas por el gobierno, pero el descontento social por la crisis aumenta en medio de más protestas.

Tras más de tres semanas de turbulencias financieras en Argentina, efecto de la derrota oficialista en las primarias de agosto, este jueves la bolsa consolidó dos días de fuertes subidas y el Gobierno ha logrado, al menos por ahora, frenar la caída del peso, mientras crecen las protestas por la crisis. También la prima de riesgo bajó y quedó en los 2.225 puntos básicos, después de haber rozado esta semana los 2.600, récord desde 2005.

Este alivio en los mercados, tras un agosto de furia, se produce después de que el domingo pasado el Gobierno de Mauricio Macri anunciara una serie de restricciones cambiarias para intentar frenar la escalada del precio del dólar, que desde las primarias ha aumentado el 23 %, y la salida de divisas del país.

Sin embargo, y cuando resta poco más de mes y medio para los comicios presidenciales y legislativos del 27 de octubre, la incertidumbre económica sigue vigente en una sociedad que ve cómo se recrudece la crisis iniciada en abril de 2018, cuando una repentina fuga de capitales provocó una devaluación que llevó al Ejecutivo a pedir un rescate de casi 57.000 millones de dólares al Fondo Monetario Internacional.

Mientras, el principal adversario de Macri, el peronista Alberto Fernández, quien le aventajó por 15 puntos en las primarias del 11 de agosto y es considerado ya por encuestadores y analistas como el virtual vencedor de las generales, continúa su periplo por España.

Durante una charla en el Congreso de los Diputados español, Fernández criticó que cuando el Gobierno de Macri asumió en 2015 el poder, la deuda era el 28% del producto interior bruto, mientras que hoy es más del 100%.

Consideró que lo único que le dejará Macri al país son “cinco millones de nuevos pobres”.

EN LAS CALLES. En tanto, en las calles continúa el descontento social y las movilizaciones sindicales para alzar la voz contra la situación económica, marcada por la alta inflación –influida por la depreciación del peso–, la devaluación de los salarios, la caída del consumo y el consecuente aumento de los niveles de pobreza.

Ayer por la mañana, varios miles de personas, convocadas por diversas organizaciones sociales y políticas, levantaron una acampada frente al Ministerio de Desarrollo Social, en la avenida 9 de Julio de Buenos Aires, en reclamo de la aprobación de una ley de emergencia alimentaria que prevea un aumento de programas sociales. A esta protesta se sumó la huelga de 24 horas de los profesores argentinos por diversos reclamos, entre ellos retrasos en los pagos a los docentes de Chubut (sur) por parte del Gobierno de ese distrito. La manifestación central, en Buenos Aires, acudió a dos puntos: primero a la Casa de Chubut en la capital y después frente al Ministerio de Hacienda. Desde la Asociación de Trabajadores de la Educación de Chubut, consideran que Ley de Financiamiento Educativo no se cumple y se debería convocar a una nueva negociación salarial.


Buscan priorizar y controlar la economía
El presidente de Argentina, Mauricio Macri, dijo ayer que su prioridad es estabilizar la economía, en medio de las turbulencias financieras desencadenadas tras su derrota en las primarias del 11 de agosto, y confió en revertir ese resultado electoral en las generales del 27 de octubre. “Después de las PASO (primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias) hemos tenido una nueva incertidumbre política y económica, con lo cual estoy muy focalizado como presidente en mi responsabilidad de volver a estabilizar la economía y llevar alivio a todos los argentinos”, expresó el mandatario en un acto en Córdoba. “Tenemos mucho para mejorar. Una economía que hace décadas que no funciona”, incidió Macri. EFE

Dejá tu comentario