Economía

Gobierno hace promesas, pero no da a conocer propuesta para el Brasil

La importación de autos usados integrará la oferta paraguaya que se negociará en el acuerdo automotor, aseguró la Cancillería; sin embargo, mantiene en reserva los términos de la misma.

El canciller, Luis Castiglioni, y la ministra de Industria y Comercio, Liz Cramer, brindaron ayer una conferencia de prensa para explicar los pasos a seguir en pos de un acuerdo automotor con el Brasil, luego de que el país vecino haya dejado sin efecto el cobro de 16% como arancel externo común por la importación de autopartes provenientes de Paraguay.

Castiglioni aseguró que el levantamiento de la restricción impuesta por la Receita Federal se mantendrá durante todo el tiempo que lleven las negociaciones por el acuerdo. Añadió que en la propuesta paraguaya se contemplarán todos los sectores de la economía nacional, como es el rubro de importación de vehículos usados, pero no dio a conocer detalles de la misma.

propuesta.jpg

“La negociación la vamos a hacer precautelando los intereses de todos los sectores, nadie va a ser olvidado en las negociaciones, como se hizo anteriormente. Vamos a cuidar los intereses de todos los paraguayos, de la industria de autopartes, de los importadores de autos usados, de todos. Queremos que los importadores estén tranquilos, nosotros vamos a sentar en la mesa de negociaciones contemplando sus intereses, los tenemos muy presentes a ellos. Es un sector importante de la economía y tiene su legítimo derecho de desarrollar sus actividades en el marco de la ley”, expresó.

El canciller remarcó que la propuesta que había hecho la administración de Horacio Cartes fue impugnada, justamente por dejar afuera a varios actores económicos. Sin embargo, cuando estalló el conflicto días pasados, desde el Gobierno se informó que remitieron al Brasil una propuesta de acuerdo.

RECHAZADo. Cramer indicó que no se pueden detallar los puntos de la propuesta actual, pero enumeró las exigencias que había hecho Brasil en el Gobierno de Michel Temer y que ya fueron rechazadas por el Ejecutivo paraguayo. Por ende, estos pedidos ya no serían aceptados por la administración de Mario Abdo Benítez en el acuerdo. “Entre las cosas que habíamos rechazado estaban que elevemos nuestros impuestos de extrazona del 20 al 35%; darnos una cuota tope de exportación (de autopartes) por debajo de nuestra producción ya en ese momento; un pedido de imposición de aranceles para implementos agrícolas, maquinarias, todo lo que sea motorizado; y un requerimiento de dejar fuera del acuerdo automotor al sector de la maquila, que es una medida de incentivo para Paraguay”, dijo. No obstante, la titular del MIC comentó que cuando inician las negociaciones no hay nada innegociable y por eso se están conformando los equipos técnicos para sostener los argumentos económicos de todos los sectores. Resaltó que el tema es muy complejo y que no existe solo un punto a discutir. Cramer destacó que la próxima semana se desarrollará la Cumbre del Mercosur en la ciudad argentina de Santa Fe y la ocasión será propicia para que Paraguay y Brasil avancen en la concreción del acuerdo. Dijo que no hay un plazo establecido para el efecto y añadió que también se tiene que lograr el acuerdo automotor con Argentina y Uruguay.

Dejá tu comentario