Nacionales

Gatillo Fácil: Defensa de Richard Pereira apela condena a policías

Las condenas de 20 y 11 años de cárcel a los policías involucrados en el caso de gatillo fácil que tuvo como víctima a Richard Pereira fueron apeladas por la defensa del joven, quien quedó parapléjico en 2016.

El abogado Jorge Bogarín, representante legal de Richard Pereira, apeló parcialmente este miércoles las sentencias dictadas en contra del suboficial Johnie Orihuela y del comisario Jorge Zárate, ex jefe de la Comisaría 4ª Metropolitana.

Bogarín refirió que en el caso de Zárate, condenado a 11 años de prisión, no fue incluida la tentativa de homicidio en la calificación penal. Explicó que para la defensa existió una coautoría, por lo que la pena debe ser superior.

Respecto a Orihuela, quien fue sentenciado a 20 años de cárcel, sostuvo que el Tribunal de Sentencia no hizo una fundamentación de la medición de pena, vigente en el artículo 65 del Código Penal.

Nota relacionada: Gatillo Fácil: Condenan a policías a 20 y 11 años de cárcel

“Es una apelación parcial. No es que estemos disconformes con la condena, sino que son algunos aspectos que pedimos sean revisados”, aclaró el letrado.

El abogado reiteró que lo expuesto tiene que ver con un punto de vista procesal, no así con el desempeño de los magistrados.

“Los jueces han hecho un buen trabajo, simplemente estamos cuestionando desde el punto de vista procesal para que el Tribunal de Apelaciones revise esos aspectos”, recalcó en contacto con la emisora 1020 AM.

El pedido tiene un plazo de 10 días para correr traslado a las otras partes y otros 30 para subir hasta la Cámara de Apelaciones.

Bogarín señaló que, en caso de que la solicitud sea efectiva, hay dos posibilidades: una sanción directa o el reenvío para su tratamiento en manos de otro tribunal.

La sentencia fue dictada el pasado 26 de febrero luego tras cumplirse poco más de dos años del disparo que dejó parapléjico al joven Richard Pereira.

La víctima estaba a bordo de su vehículo y se dirigía a su casa, momento en que fue perseguido por una patrullera de la Policía Nacional.

Poco tiempo después, fue interceptado en las calles 24ª Proyectadas y Paí Pérez, en el barrio Roberto L. Pettit de Asunción.

Pereira bajó de su vehículo con las manos arriba y el suboficial Johnie Orihuela lo tiró al suelo para obligarlo a que se ponga de rodillas, luego le disparó en la nuca. El procedimiento policial fue captado por cámaras de circuito cerrado.

Dejá tu comentario