Gaming

Gaming en Paraguay: Del mundo real al virtual

Cuando las manecillas del reloj marcan las 23 horas, destellos de colores iluminan una habitación oscura y los personajes de los videojuegos cobran vida. Desconectados de las actividades del día a día, nos adentramos a una realidad virtual cargada de magia, diversión y entretenimiento: Bienvenidos al mundo gaming.

Aunque muchos aún relacionan los videojuegos a los niños o consideran una pérdida de tiempo, este sector creció a pasos agigantados y se posicionó como una industria que mueve exorbitantes sumas de dinero, incluso más que el cine y la música juntos.

Para tener una idea, este año se estima que el mercado mundial de juegos genere unos USD 152.000 millones, según los datos de la consultora Newzoo.

Lea más: Dota 2: Más de USD 34 millones en la final del TI9

Un estudio publicado por Headway revela que América Latina suma más de 200 millones de jugadores, posicionándose así como el quinto mercado más importante para el gigante mundo de los videojuegos por detrás de China, Estados Unidos, Japón y Corea.

Si bien en la región los países que lideran el espectro gaming son México, Brasil y Argentina, respectivamente, Paraguay no se queda atrás y se abre camino a esta peculiar industria de entretenimiento virtual.

Sin embargo, al ser un campo poco explorado en el país y criticado por muchos padres "que no tienen la mente abierta", según los propios jugadores, nos preguntamos ¿cómo es ser un gamer en Paraguay?

Rompiendo estereotipos

Para algunos, ser un gamer es igual a perder el tiempo jugando videojuegos, para otros es una persona “que no se baña y que no socializa”. No obstante, estos estereotipos dibujados en la sociedad han cambiado con el pasar del tiempo.

De acuerdo a como se describen los protagonistas del mundo gaming, ser un jugador va más allá de solo estar frente a una computadora, consola y celular; para ellos es disfrutar de cada juego, mejorar las habilidades e informarse acerca de las novedades del sector.

“Para mí es jugar con pasión, que te guste lo que juegas y tratar de superarte”, expresa alegremente Patricia Gómez, más conocida como Ajiru. Comparte la idea de que las personas que juegan tienen otras actividades durante el día, como ir al colegio, estudiar o trabajar.

Embed

Ella empezó a jugar con el Super Nintendo y no tenía en mente una etiqueta impuesta, solo lo hacía por diversión. Pero a partir del 2016 le puso más seriedad a su hobby. Llegó a organizar torneos con más de 100 personas, así como también competencias online. Actualmente, trabaja en su marca personal.

Alejandro Villamayor, conocido popularmente en la comunidad gaming como Thesys, juega desde niño y tiene una particular preferencia hacia las consolas. Se describe como un ser social y profesionalmente activo y no un “antisocial”.

Él define a un jugador como una persona que se divierte, ya sea por pasatiempo o profesionalmente. “Ser un gamer desde mi percepción es ser una persona que disfruta de los videojuegos, tanto de manera casual como de forma competitiva”, señala.

También cuenta que la sociedad paraguaya cambió la forma de ver a un jugador de videojuegos y que además es ser “cool”, ya que cada vez el universo de entretenimiento virtual suma más seguidores.

“Hoy en día, las personas ya tienen muy sacada la idea del nerd o el friki raro al que le gustan los juegos”, sostiene Thesys.

A pesar de los avances tecnológicos, ambos coinciden que en el país la comunidad gaming en Paraguay crece a pasos de tortuga comparado a otros países de la región.

En Argentina, por ejemplo, un niño de 13 años ganó USD 900.000 al quedar en el 5° puesto en el torneo mundial de Fortnite. Mientras que Chile ya cuenta con una gaming house (residencia para los jugadores profesionales).

Navegando por la memoria de los jugadores

Con las maletas cargadas de recuerdos, nos aventuramos a un viaje a través del tiempo con destino a los años 80, donde jugar videojuegos no era visto como un entretenimiento normal en la sociedad paraguaya.

Lejos de encontrar a una pelota de fútbol como pasatiempo, muchos -que ahora son adultos- preferían en aquella década alimentar a las máquinas de arcade con monedas de diversión.

Los lugares que ofrecían estos gabinetes fueron la puerta de acceso a este mundo de juegos digitales y, como en esta etapa de la historia del gaming nacional no existían consolas en los hogares, este tipo de entretenimiento resultaba costoso.

Avanzando tan solo unos pasos de esta época, en el país desembarcó la Atari 2600, una videoconsola que revolucionó los encuentros entre los amigos. Sin embargo, esta máquina quedó atrás con la aparición de Commodore 64, el ordenador más potente de los 80, que ofrecía una mejor calidad en gráficos y sonidos.

Atari 2600.jpg
La Atari 2600 fue una videoconsola que revolucionó los encuentros entre amigos en los años 80.
La Atari 2600 fue una videoconsola que revolucionó los encuentros entre amigos en los años 80.

El Commodore 64 llegó a costar USD 500 cuando salió al mercado y si uno pensaba en adquirirlo debía ahorrar, porque los padres no iban a gastar esa cantidad de dinero, según recuerda nostálgicamente un jugador.

Siguiendo con el recorrido hacia el baúl de los recuerdos, grupos de niños del ayer y los adultos de hoy pasaban sus ratos libres en el Club Commodore, una especie de ciber ubicado en el microcentro de Asunción que brindaba el servicio con una Commodore 64. En ese lugar también se aprendía sobre informática.

Los videojuegos en esa época son: 1942, Barbarian, Commando, Enduro, Donkey Kong, Viernes 13, Los cazafantasmas, por citar algunos de la tan variada grilla de entretenimiento virtual.

Pero adquirir el dispositivo no era el único obstáculo para los gamers pioneros, ya que en Paraguay era una misión casi imposible conseguir videojuegos, por lo que muchos se vieron obligados a optar por una práctica ilegal: la piratería.

Los jugadores de antes relatan que obtenían los juegos compartiendo entre amigos, comprando o grabando en varios disquetes, el dispositivo de almacenamiento que hoy ya forma parte de la historia y que fue el “negocio del momento”.

Recién a finales de la década de los 90 se crea Juegos Online Paraguay (JOPY), una página web que transformó la comunidad gaming en el país. Sin dudas fue todo un hito para los fanáticos de esta industria, ya que también empezaron a aparecer máquinas con procesadores de 16 bits como Snes, Mega Drive; y en PC estaban la IBM X86 y 286.

Haciendo un paralelismo en dicha época, el Super Nintendo y la PlayStation también ingresaban al país con fuerza. Entre los míticos juegos de estas consolas se encuentran Zelda: A Link to the Past, el inolvidable Super Mario World o el fenómeno de las luchas Street Figher II.

JOPY se convirtió en un punto de encuentro virtual para los jugadores paraguayos, ya que fue la primera comunidad en ofrecer servidores para jugar en línea con otros compatriotas.

Los miembros de dicha colectividad se describían a sí mismos en los foros de presentación de la página, compartían ideas y experiencias. Así como los tradicionales asados del domingo, JOPY organizaba de vez en cuando este tipo de encuentros para que los jugadores virtuales interactúen en un espacio físico real.

Juegos Online Paraguay fue la página con más visitas en esa época y fuente de vida de las demás comunidades que surgieron en el tiempo.

En la actualidad, las consolas, PCs y los teléfonos inteligentes son puertas de entrada al mundo virtual. Una persona puede encontrar videojuegos de diferentes estilos y formatos. Entre los más populares están: Fortnite, Dota 2, League of Legends, FIFA, Free Fire, Overwatch, etc.

Lea también: Gamers y youtubers convocaron a fans

Un juego, una comunidad

Con los avances tecnológicos, que evolucionan a gran velocidad, la accesibilidad a internet, así como la aparición de las redes sociales, permitieron que la tribu se expanda a lo largo y ancho del territorio guaraní.

Asimismo, los gamers crearon comunidades en la red social Facebook para informarse sobre las competencias nacionales e internacionales y los avances que surgen en la materia.

Pero para identificar a los grupos de jugadores, uno debe buscar por el nombre del juego. A continuación, la lista de algunas comunidades:

COMUNIDADES GAMERS EN PARAGUAY.png

Si bien el espectro gaming en el país es aún pequeño comparado con los de la región, esta industria que mueve millones de dinero en el mundo se ha vuelto más visible, gracias a la viralización en los medios de comunicación y a la organización de eventos.

Esto permitió que cambie la perspectiva hacia los jugadores. Hoy en día, pensar que son unos marginados, se volvió una idea retro.

Los paraguayos empezaron a marcar presencia en competencias internacionales con más de 300 participantes de Sudamérica. Incluso, cuatro jóvenes se destacaron en el prestigioso Campeonato Mundial de Pokemón del 2017 y dejaron las primeras huellas del país en un evento de e-sports o deportes electrónicos.

Dejá tu comentario