Economía

Fuegos artificiales y un poni de regalo

 

Este año se rompió la tradición de hacer el acto de inauguración de la Expo en horas de la mañana.

Este fue una de las novedades introducidas en esta edición. Gracias al cambio de horario, se pudo desarrollar, tras el acto protocolar, un espectáculo visual en las pantallas del escenario montado en el ruedo central, así como los fuegos artificiales al final del evento.

De esta manera, se preparó el escenario para una noche artística con grupos y solistas nacionales.

Otra de las novedades que llamaron la atención fue que al final del desfile de los animales campeones se convocó al ruedo central al presidente Mario Abdo Benítez y a su esposa, Silvana López Moreira, para darles un peculiar obsequio: un pequeño poni.

El mandatario agradeció el inesperado gesto de los ganaderos.

Dejá tu comentario