Interior

Fuego arrasa de nuevo con bosques en Pantanal chaqueño y otros puntos

Imágenes satelitales detectaron 418 focos de incendio en Bahía Negra. Equipos de emergencia aún trabajan en zona donde el viento reavivó las llamas. Cordillera, Guairá y Campo 9 también ardieron.

Un nuevo incendio sacudió en la víspera el bosque de la reserva biológica Tres Gigantes, en el parque Río Negro, en Alto Paraguay. La previsión de un cambio en la dirección del viento que amenazó con traer de vuelta el fuego desde Bolivia finalmente se cumplió, afectando más la zona, y el peligro sigue latente. Otros focos también se vieron en Cordillera, Guairá y Campo 9, que fueron controlados gracias al trabajo de bomberos.

Desde el Centro de Operaciones de Emergencia, instalado en Fuerte Olimpo, partieron los bomberos a combatir el fuego con el apoyo de autoridades locales y departamentales, informó Santiago Vázquez, de la Secretaría de Emergencia Nacional.

La situación es preocupante para los chaqueños. En la zona de Cerro Chovoreca los estancieros se organizan y realizan el combate frontal para cortar el fuego que proviene de la frontera con Bolivia, con topadoras, tractores, cisternas, y proceden a elaborar cortafuegos para impedir que el incendio se expanda.

El funcionario de la SEN mencionó que se mantiene contacto con autoridades del vecino país, Bolivia, y no descarta el apoyo del avión supertanker para apagar el incendio en la frontera.

SIN PRECEDENTES. El parque Río Negro es un área de 350.000 hectáreas que está siendo atacada por el incendio forestal sin precedentes en territorio chaqueño. “El Pantanal es un ecosistema complejo, frágil y en alto riesgo porque se está transformando de un humedal a un sistema productivo”, alertó a EFE Larissa Rejalaga, una de las ingenieras forestales que dirigen los estudios de monitoreo por satélite de los incendios.

ALARMANTE. Incendios, como los que se han propagado la última semana, desde 2001 han consumido 22 millones de hectáreas de vegetación en el país, de las cuales el 60% corresponden a bosques autóctonos, según datos recabados por la Universidad Nacional de Asunción.

La docente reconoció que actualmente hay un “riesgo muy alto” de que se produzcan nuevos incendios en el Norte del país, ya que a finales de agosto es el periodo en el que los agricultores realizan las quemas de rastrojos para adelantarse a la época de lluvias. “Esto es el inicio de una temporada que va a ser mucho peor”, agregó.

De hecho, uno de los focos del último incendio se produjo en una finca agrícola de Bahía Negra, donde observaron una quema negligente con 10 grandes hogueras.

“Es un problema social, económico y ambiental”, agregó Rejalaga, quien lamenta que el Pantanal, un hábitat de 340.000 kilómetros cuadrados compartido por Paraguay, Brasil y Bolivia, no reciba tanta atención mediática como el Amazonas.

Explicó que el ecosistema del Pantanal evolucionó debido a las quemas incontroladas, favoreciendo al desarrollo de nueva vegetación de rápido crecimiento; pero el fuego sigue dejando consecuencias en los árboles más antiguos y en la variada fauna local, compuesta por monos, armadillos, venados, castores, pumas o yaguaretés, algunos en riesgo de extinción.

Este gran humedal alberga a 3.500 especies de plantas, 656 de aves, 325 de peces y 159 de mamíferos, además de decenas de reptiles y anfibios.

Eco. El celebrante de la misa central en Caacupé, monseñor Ricardo Valenzuela, se hizo eco de la situación: “Estos hechos no deben ser minimizados porque es una devastación que debe alertarnos a actuar rápidamente”, dijo.

1.518 focos de incendio se detectaron entre viernes y sábado en todo el Paraguay, según Ruth Ferrando, de AEBP.



¡Arde Paraguay!
La Asociación de Estudiantes de Biología de la UNA (AEBP) se manifestó ayer frente al Panteón de los Héroes al grito de ¡Arde Paraguay! El objetivo fue recaudar ayuda para los bomberos que trabajan en los incendios, exigir acciones a las autoridades y concienciar a la ciudadanía. Los estudiantes alertan sobre una gran cantidad de focos de incendio no solo en el Chaco, sino en otras zonas de la Región Oriental que están siendo severamente afectadas, según los sistemas de monitoreo ambiental.





Dejá tu comentario