Nacionales

Fotografías en caballos, un negocio familiar que perdura en Caacupé

Una familia se dedica hace 31 años a un negocio que es admirado por todos los feligreses que llegan a Caacupé: las fotografías en caballos de juguete. Llevar un recuerdo cuesta G. 20.000.

Heric Javier Sosa Duarte, quien es estudiante de Sicología, contó que las fotografías sobre los caballos tienen un costo de G. 20.000 y el revelado está al instante. Se trata de un negocio familiar que está al costado del Tupãsy Ykuá, Caacupé, desde hace 31 años.

La foto es entregada en un pequeño álbum que además tiene la imagen de la Virgen de Caacupé, junto a una oración.

"Puede salir la familia completa, pueden salir los chicos, pueden subirse en el carrito o en los caballitos, no importa la cantidad de personas, todos los que entran en la fotografía. En un minuto y medio ya está el revelado", explicó Heric a Última Hora.

El joven manifestó que su padre, Salustiano Sosa, de 57 años, inició sus trabajos fotográficos hace 31 años en el mismo lugar y crió a sus cuatro hijos con la ganancia de este negocio.

Un hermano de Heric es abogado y los otros dos son menores y aún están estudiando en el colegio.

caballito2

Lea más: Seguí en Última Hora la fiesta de Caacupé 2018

"Este caballo más grande es el primero que fue utilizado por mi papá, tiene 29 años, los dos primeros años empezó colocando una bandera paraguaya y poniendo: 'Recuerdo de Caacupé'. Luego compró para su caballo y sacaba ahí las fotografías", recordó.

Dijo que cuando eran pequeños participaban de la misa en familia y luego ya se colocaban en el puesto de trabajo de su padre.

Salir en una fotografía sobre los caballos es algo que todos los niños desean, pero también hay adultos entre los clientes.

Nota relacionada: Caacupé 2018: Patrulla Caminera realizará controles de alcotest y velocidad

caballito3

"Da gusto sacar fotografías porque la gente se alegra, muchos vienen y me cuentan que tienen fotografías con el caballo de cuando eran chiquitos, que les quitó mi papá y ahora le sacan las fotografías a sus hijos. Algunos me dicen: 'Tu papá me sacó una foto', y me pone orgulloso que le recuerden a mi papá de una buena manera", dijo.

El puesto se encuentra los fines de semana al costado del Tupãsy Ykuá; durante las vacaciones de invierno permanecen todos los días, así también en verano.

Durante la festividad de la Virgen de Caacupé toman alrededor de 35 a 40 fotografías por día; el domingo pasado llegaron a revelar cerca de 70 imágenes.

Cada 8 de diciembre, miles de feligreses llegan hasta la Basílica de la Virgen de Caacupé desde distintos puntos del país para pagar sus promesas.

Dejá tu comentario