Arte y Espectáculos

Flaminio Arzamendia, el rey de la polca jahe'o

Caacupé acostumbra a recibir visitantes, pero también es cuna de uno de los más reconocidos cantantes de la polca jahe'o, Flaminio Arzamendia.

Oriundo de Caacupé, Flaminio Arzamendia grabó su primer disco a finales de la década del 60. A partir de ahí logró el reconocimiento a nivel nacional, pero también llegó a tocar en otros países. "Yo toqué en el Luna Park y hablé en guaraní sobre el escenario, no estaban acostumbrados a eso", recordó.

Él asegura que nunca dejó de sentirse campesino. En la actualidad, con 74 años, atiende su local de venta de discos en el barrio Tupãsy Ykuá.

Sostuvo que actualmente ya no canta tanto, pero igual recorre los escenarios con su grupo. Incluso, otros artistas le dicen el "rey del jahe'o", pero él no se reconoce así.

Nota relacionada: Policías ofrecen su música a la Virgen de Caacupé y a los feligreses

Indicó, además, que actualmente lo buscan más para ofrecer conciertos en cumpleaños u otros eventos privados.

La discoteca mató a la fiesta folclórica

Flaminio Re, como también es conocido, recorrió el Paraguay "de punta a punta" durante tres décadas. Sin embargo, recordó que en el 90 hubo un fuerte declive que le produjo una depresión.

"La discoteca mató la fiesta folclórica", aseguró con la voz medio quebrada y la mirada puesta hacia la lejanía. Señaló que muchos músicos de su época quedaron sin un ingreso.

Al respecto, indicó que entró en un pozo depresivo y había días en que ni siquiera podía comer. Afortunadamente, un amigo suyo, médico de Caacupé, le recomendó que vendiera cassettes. "Yo no soy comerciante, pero me animé", expresó.

Gracias a eso pudo reflotar y desde 1993 sigue con su local de venta de discos sin desatender la música. La idea de su amigo era que él pueda poner su música y de paso vender obras de otros autores.

Igualmente, a pesar de que ya no suena tanto en las radios como hace 30 años, el músico goza de popularidad. Durante la entrevista con Última Hora llegaron personas para saludarlo, a quienes recibió con humildad.

Arzamendia tiene 700 versos registrados y sostuvo que tiene otros dos centenares más guardados; su obra la tiene documentada en Autores Paraguayos Asociados (APA). Aseveró que desde que se inscribió en la asociación cobra cada cuatro meses un sueldo que le permite vivir modestamente.

Dejá tu comentario