Firme entró la Academia

Atrapante de inicio a fin el choque de vecinos. Nacional y Cerro ofrecieron un eléctrico juego ayer en Sajonia, donde no dieron por perdida ninguna pelota. La Academia golpeó primero y por partida doble. Las dos eficaces apariciones del Zorrito sacudieron al Ciclón, modificaron sus planes y se robustecieron en el trámite.

En el primer capítulo hubo una marcada diferencia de Nacional, táctica y físicamente; se notó la intención de juego preparada por el DT tricolor desde el comienzo. Fortaleza defensiva y velocidad en ofensiva. A eso sumamos la contundencia.

Shockeado. Cerro sintió los goles en contra y tardó más de media hora para equilibrar el partido y comenzar a alarmar a Nacional en la última línea. En el primer capítulo, deslumbró poco y evidenció la falta de ritmo. La mayor virtud del campeón fueron siempre sus volantes externos. Anoche Ruiz y Rojas no pasaron del intento y abandonaron a Churín arriba.

Pocas ideas. Cerro Porteño fue el propietario absoluto del segundo capítulo. Manejó la pelota, pero no tuvo magia ni desequilibrio para quebrantar a una dura defensa. El camino elegido, pelotas frontales y aéreas, fue incorrecto. La mayor fuerza del rival es la aérea, por lo que sus defensores se cansaron de evacuar cada balón por esa vía. A Cerro le faltó fútbol y pagó caro ante un equipo que fue superior en ese aspecto. Nacional fue disciplinado y ejecutó lo preparado en la previa a la perfección.

El Ciclón inicia una nueva etapa con técnico nuevo, que deberá imponer su estilo lo antes posible para repuntar en el torneo local, pero sobre todo preparar su debut en la Conmebol Libertadores.

Dejá tu comentario