Nacionales

Filigrana paraguaya encuentra mercados a través de internet

Una compatriota que vive en EEUU combina el trabajo de artesanos luqueños con una piedra que solo existe en República Dominicana, dando lugar a joyas que tienen buena demanda a través de la red global.

Domingo|1|JUNIO|2008

Por Silvana Molina

silvana@uhora.com.py

Los delicados hilos de la filigrana paraguaya, combinados artísticamente con una rara piedra celeste que solo se encuentra en República Dominicana -el larimar- dio lugar a una llamativa colección de joyas que está despertando el interés de compradores de todo el mundo, a través de internet.

La idea surgió de Muna Annahas, una paraguaya -descendiente de extranjeros- que vive desde hace cinco años en Estados Unidos y que está sacando provecho de su creatividad y de los beneficios que otorga la red global para hacer negocios.

Annahas se dedica desde hace varios años al diseño de joyas y fuera del país se dio cuenta del gran potencial que tiene la artesanía paraguaya, específicamente la filigrana.

"En el 2003, cuando apenas me había mudado, comencé vendiendo esporádicamente joyas de alpaca y me di cuenta de que toda la onda étnica gustaba a la gente. Por eso decidí crecer en este rubro y comencé a introducir joyas de plata, especialmente las de filigrana tradicional paraguaya", comenta, vía email, desde Estados Unidos.

Su primera gran colección -que comercializa bajo la marca Helena Voigt- se llama Filimar (combinación de filigrana y larimar). "El trabajo es alrededor de la piedra, y como no existen dos piedras iguales no existen dos joyas iguales", resalta.

En el sitio web www.helenavoigt.com, esta emprendedora muestra y vende sus creaciones, que adquieren forma mediante el trabajo de artesanos paraguayos. Actualmente trabaja con dos talleres artesanales de la ciudad de Luque -cuna de la filigrana-, quienes se encargan de la fabricación de las joyas, en base a los diseños y las piedras de larimar que Annahas les envía por correo.

"En realidad es bastante complicada la comunicación con los artesanos, debido a que ellos no tienen internet. Eso hace que todo demore más de lo necesario", señala.

La emprendedora comenta que la mayoría de los compradores son de Estados Unidos, pero que últimamente hay cada vez más clientes de Europa, especialmente del Reino Unido, Alemania, Francia y Holanda.

"A la gente le llama la atención lo novedoso, líneas y formas nuevas; algo tradicional como es la filigrana pero con un toque más moderno", apunta.

Annahas comentó que uno de sus proyectos es abrir un portal de ventas en internet para los artesanos paraguayos de distintos rubros.

Dejá tu comentario