País

FEP pide clases presenciales obligatorias para el año entrante

 

Una llamativa conferencia de prensa organizó ayer de manera oficial el MEC para la Federación de Educadores del Paraguay (FEP), que presentó un plan de retorno a clases presenciales 2021.

El titular del gremio, Silvio Piris, es también concejal departamental de Itapúa por el movimiento oficial Colorado Añetete. Un tiempo atrás fue sancionado con una suspensión del ministerio por protagonizar una toma simbólica del edificio central de la entidad.

“La principal diferencia con el protocolo oficial presentado por el ministerio es que nosotros queremos que esta vuelta sea obligatoria para el año que viene”, expresó el gremialista. La excepción será solo para los estudiantes y docentes que cuenten con enfermedades de base y que presenten el certificado médico pertinente en cada caso.

Luego es similar. La vuelta sería en grupos burbuja de a 15 estudiantes como máximo.

En caso de las aulas con 30 alumnos o más, se irían rotando por semana y asistirían por orden alfabético.

La asistencia sería de lunes a viernes, de 8:00 a 11:00 por las mañanas y de 14:00 a 17:00 por las tardes.

Otro punto en discordancia con el MEC son las clases híbridas. Según Piris, lo que plantean da pie a una especie de sistema mixto, el docente tendrá más claridad en su trabajo cuando el único condicionante es la enfermedad de base para asistir a la escuela.

“Así en la semana que no le toque asistir a los chicos en aulas con más de 15 alumnos, van a llevar tareas que podrán hacer de forma virtual o física para los que no tienen saldo o acceso a tecnología”, manifestó.

Sin embargo, con las aulas híbridas, los docentes deberán trabajar prácticamente a distancia y de forma presencial casi a diario.

NIVELACIÓN. Un periodo de retroalimenación o nivelación se plantea igualmente a diferencia del MEC, que no planteó nada al respecto. “Un periodo de uno o dos meses para suplir los problemas que puedan tener los alumnos con contenidos de los grados superiores y que este año se dificultó creemos que es factible”, agregó el sindicalista.

En cuanto a infraestructura, la FEP exige que las instituciones educativas sean proveídas con los medidores de temperatura, lavatorios y otros insumos de bioseguridad, quizás con fondos de Itaipú y Yacyretá, para evitar que familias corran con esos costos con actividades.

Dejá tu comentario