Familias ribereñas empiezan a abandonar sus viviendas
Justiniano Riveros

CONCEPCIÓN

Las primeras 70 familias, ubicadas en los barrios San Roque (sector Calaverita) y Chaco’i, de Concepción, ya abandonaron sus viviendas a consecuencia de la crecida del río Paraguay. Las autoridades departamentales están en búsqueda de recursos.

Hasta ayer, 47 familias de Calaverita y 26 de Chaco’i se ubicaron en albergues o carpas montadas con el apoyo de la Gobernación. Es que las aguas ya ingresaron a sus viviendas y varias otras están bajo esa amenaza.

Teodosia González, pobladora de Calaverita, manifestó que en su cuadra ya solo se encuentran tres familias, que soportan los embates del agua, pero que en los próximos días ya deberán abandonar sus casas. “Acá solo la gente de la Gobernación vino a vernos, pero las autoridades municipales ni siquiera se acercaron todavía”, señaló la mujer.

Por su parte, Sonia Luna, otra pobladora amenazada, indicó que con una lluvia más ya deberán abandonar sus residencias. “Yo no tengo dónde irme, pero a cualquier albergue iré, porque no tengo recursos para pagar un alquiler”, señaló.

Otras familias decidieron quedarse bajo carpa, ya que la Gobernación ha posibilitado la logística correspondiente. Informaron que no quieren alejarse de sus viviendas por una cuestión de seguridad.

HISTORIA REPETIDA. Chaco’i es una isla vulnerable de 147 familias, de las cuales 111 acostumbran salir al lado concepcionero en época de crecida pico. Hasta ahora salieron 26.

Javier Sanguínez, secretario de Gestión de Prevención de Riesgos de la Gobernación, indicó que el gobernador Ricardo Paredes se halla en Asunción buscando recursos para la asistencia de los damnificados y de lo que podría venir en el futuro. “Nosotros con nuestros recursos asistimos con carpa y en las evacuaciones, pero el gobernador está buscando apoyo de las instituciones de Asunción”, remarcó Sanguínez.