País

Familias peregrinan por varias escuelas para inscribir a niños con discapacidad

Un nuevo caso de presunta discriminación a un chico con asperger surgió en un colegio de Luque. Alegan que padres no acompañan el proceso y el MEC plantea una propuesta para lograr la inclusión.

Un largo peregrinaje a través de ciudades enteras deben realizar las familias para conseguir una escuela que abra sus puertas a niños con discapacidad. Así lo afirmó a ÚH la sicopedagoga Laura González, que atiende a chicos con distintos tipos de discapacidad o a chicos que tienen trastornos de aprendizaje, quien habló luego de un nuevo caso de supuesta discriminación.

Según la denuncia, un niño con asperger no es admitido en un colegio privado subvencionado de Luque.

Incluso, trascendió que las autoridades del centro prefieren pagar la multa establecida para estos casos, antes que volver a admitir al chico. El alumno ya cursaba en la institución anteriormente.

La multa administrativa que impone el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC), para estos casos, asciende hasta a G. 78,5 millones, a través de la reglamentación de la Ley Nº 5136/14, que establece la educación inclusiva.

La versión del colegio, de acuerdo a lo trascendido, es que supuestamente los padres no hacen un seguimiento al proceso educativo del chico.

Dificultades. La sicopedagoga González relató que las familias recorren de cuatro a cinco instituciones educativas buscando el derecho a la educación de sus hijos con alguna discapacidad.

"Los colegios no quieren lidiar con esto, esa es la verdad. Desde diciembre tengo tres pacientes que son rechazados de las escuelas, generalmente privadas", comentó la experta, quien lleva 19 años de experiencia en el área.

La educadora sostiene que además hay mucha ignorancia y desinformación con respecto a la discapacidad en los establecimientos escolares.

"Todos los niños y jóvenes son capaces de aprender, pero no hay esa mirada de que son sujetos de derecho", reflexionó la especialista.

Sostiene que otra situación típica es cuando las escuelas alegan que "no aceptan a este tipo de chicos", sin siquiera intentar practicar la inclusión.

Hechos similares deben denunciarse, aunque como está redactada la normativa, no hay una medida que proteja al estudiante si es que el colegio prefiere pagar multas.

Para la directora de Niñez del MEC, Sonia Escauriza, también hay una apatía entre los adultos que no saben cómo desenvolverse cuando se trata de inclusión.

Mediación. Autoridades de la cartera educativa se reunieron ayer con los padres del niño supuestamente discriminado y abogados del colegio en Luque. El encuentro quedó en que el ministerio preparará una propuesta educativa para que el niño pueda ser incluido nuevamente en el centro.

Escauriza explicó que la visita a la institución se dio en el marco de la mediación establecida en las normativas vigentes.

El año pasado se dieron al menos dos casos similares de discriminación a escolares con discapacidad, según registra la entidad estatal. Hasta la fecha no se aplicó una multa administrativa a alguna institución educativa privada, subvencionada o pública.

ÚH intentó hablar con la directora de la institución, pero desde el local indicaron en varias ocasiones que la académica no estaba disponible para entrevistas.


Los colegios no están preparados aún para incluir, pero todos tienen derecho a aprender.
Sonia Escauriza, directora de Niñez del MEC.


Embed


Denuncian adenda de G. 400 millones

La Junta Municipal de Limpio denunció que la empresa Global Construcciones, encargada de obras de refacción y construcciones nuevas en una serie de colegios de la localidad, pidió recientemente una adenda por más de G. 400 millones. Este monto sería supuestamente para poder terminar las obras antes del inicio de clases.
Educadores del distrito aseguran que los trabajos no serán terminados para el próximo 21 de febrero.
El ingeniero Carlos Paredes, de la Dirección General de Infraestructura del MEC, confirmó a ÚH que los trabajos no serán terminados en algunas instituciones educativas, como El Portal.
Según los reclamos de los docentes, los trabajos en por lo menos 24 centros escolares se iniciaron en octubre pasado y aún no tienen fecha de terminación. El intendente local, Carlos Palacios, se defendió declarando que las tareas terminarán en un 90% para el nuevo año lectivo.Expresó que según el contrato firmado con la empresa privada de construcciones, tienen fecha hasta el 28 de febrero próximo para terminar todas las obras."No hay ningún retraso, solo por las lluvias que duraron como un mes pararon las obras. Cuando llueve no se trabaja", remató.Las escuelas tienen paredes rasgadas y son invadidas por las termitas, pese a que fueron pintadas recientemente, como es el caso de la Escuela Niño Jesús. Supuestamente, no se realizó la fumigación pertinente.



Dejá tu comentario