País

Faltan 4 años y ya hay casi 2.000 muertos

Todavía no ha acabado el Mundial de Rusia y en la construcción de campos de futbol y hoteles en Catar, donde en el año 2022 será el próximo mundial de fútbol, ya han fallecido en el trabajo de construcción unas dos mil personas.

“Me duele esta noticia y en Solinet he buscado más datos sobre ella”.

La Fundación para la Democracia Internacional denuncia: Largas jornadas (de entre 16 y 18 horas diarias sin descanso semanal) y a temperaturas superiores a 50º; hacinamiento, estado insalubre de las viviendas, impago o retraso en la retribución de salario

Guillermo Whpei, presidente de Amnistía Internacional argentina afirma: “La esclavitud no es cosa del pasado, en el mundo hay millones de esclavos”.

“Sabemos –añadió Rigoberta Menchu– que muchos de los esclavos que han sido humillados en la preparación de este evento en Catar, son migrantes, personas ya en situación vulnerable”.

En este rico emirato viven más de 2 millones de personas. De ellas, solo 250.000 son cataríes. Casi el 40% de los demás inmigrantes trabajan en la construcción.

Whpei pide a la FIFA y a las empresas constructoras que asuman su responsabilidad y no miren hacia otro lado. El problema –se lamenta– es que en Catar son legales unas condiciones de trabajo como las descritas, a las que hay que añadir la kafala (un sistema que ata al trabajador inmigrante a su contratador), o prácticas como la retirada del pasaporte a los recién llegados. La cuestión, en el fondo, es muy sencilla: los países árabes, Catar entre ellos, no reconocen la Carta de Derechos Humanos de la ONU.

Habría que hacer un estudio profundo sobre el lado oscuro que rodea a estos grandes acontecimientos deportivos. Hay denuncia de que los millones de camisetas y balones provienen de la economía sumergida de países empobrecidos. También sobre el aumento de la trata de personas en dichos eventos.

Dejá tu comentario