Política

Falleció Perrota, otro héroe contra la dictadura

El ex senador del Partido Encuentro Nacional (PEN) en el periodo 2003-2008, Benigno Perrota Britos, falleció el pasado miércoles a los 92 años en su domicilio de Asunción.

El político nació el 1 de agosto de 1918 en Pirayú. Fue hijo de Pascual Perrota, inmigrante italiano, y Dolores Britos.

De acuerdo a su hoja de vida, recibe el primer golpe de su vida, el salto a la militancia política, a sus 13 años. Una imagen que no se borraba de su mente fue la muerte de su compañero de escuela en la masacre frente al Palacio de Gobierno, aquel 23 de octubre de 1931. En ese entonces, fueron a exigir la defensa del Chaco paraguayo.

Perrota se alista al Ejército a los 16 años, desafiando la voluntad de su madre, según cuentan sus hijas, Martha e Inés Perrota.

CONFIDENTE DEL MARISCAL. Participa en el frente de batalla y termina como escritor y confidente del Mariscal José Félix Estigarribia, custodiando los secretos de guerra. Terminada la contienda, desiste de la carrera militar y culmina sus estudios secundarios en el Colegio Nacional de la Capital.

Su vida política comenzó participando como fundador del Partido Revolucionario Febrerista (PRF). Inicia a su vez su formación médica en la UNA, decisión que fuera inspirada en la promesa que le hiciera a su madre, para servir a los demás.

Culmina sus estudios doctorales a los 23 años destacándose luego como médico rural. Fundó el Hospital de Pirayú. Su profesión lo llevó al interior del país donde en San Juan Bautista de las Misiones conoció a la que fuera su esposa y compañera Zelaida Ramos.

DURA LUCHA. La militancia política de Benigno Perrota lo lleva a participar en la Revolución de 1947, lo que le costó después su prisión en la cárcel Santa Teresita de Asunción y luego su primer exilio a la Argentina.

En medio de lágrimas, Inés cuenta a ÚH que su padre fue un luchador tenaz e incansable contra la dictadura stronista, víctima de persecuciones, torturas en 1959 en el Departemento de Investigaciones y en la cárcel de Tacumbú.

Finalmente, fue llevado a prisión en la isla de Peña Hermosa, de donde se fuga en el año 1961 y va al exilio político. Entregó 27 años de su vida al pueblo de la Colonia Barón, provincia de La Pampa, Argentina.

Regresó en 1988 a su tierra para continuar su militancia en el PRF. Luego, pasó al Encuentro Nacional, que le permitió ser senador.

A pesar de estar varias veces en el exilio, lejos de su Paraguay, Perrota siguió siendo un influyente político e hizo una tenaz campaña contra las reformas que implementó Stroessner.

Fue sepultado el jueves pasado en el cementerio Italiano de La Recoleta.

FUE UN POLÍTICO ADMIRADO

Benigno Perrota impregnó en su vida política la convicción y la lucha hacia sus ideales, con una visión política admirada en sus tiempos.

Según Fernando Camacho, titular del PEN, Perrota tuvo una larga lucha y dio todo por el fortalecimiento del partido desde el Congreso Nacional.

Tras su paso por el Parlamento, el político fallecido había anunciado su salida del PEN, alegando que esta agrupación ya no satisfacía sus esperanzas, aspiraciones y sueños.

Criticó al PEN por continuar en el proyecto de un gobierno de unidad nacional, al lado de Luis González Macchi.

Desde el Partido Revolucionario Febrerista (PRF), lo recuerdan por su fuerza y coraje y su trascendental presencia en la vida política paraguaya, según la titular del PRF, Josefina Duarte.

Dejá tu comentario