Economía

Expertos observan una vertiginosa readecuación en el mercado laboral

 

En esta tercera fase de la cuarentena inteligente se evidencian más pedidos desde las consultoras de RRHH (Recursos Humanos) por cargos técnicos (informáticos), industriales y atención al cliente; además de administrador, contador, RRHH y márketing, según Patricia Dos Santos, responsable de la consultora Jobs.

La profesional menciona una encuesta de IRH Research, en la que el 53% de las empresas mencionan que no cambiarían sus políticas de oferta de trabajo al momento de realizar nuevas incorporaciones. Sin embargo, el 47% mencionaron que sí realizaría cambios en los beneficios a ofrecer, modificándolos o disminuyéndolos.

En torno al home office (trabajo en casa), en la encuesta realizada en mayo se observa que el 41% de las empresas mencionaron tener incorporado este modelo de trabajo; pero que en la fase 3, la mayoría ya está retornando a las oficinas.

Con los efectos de la pandemia y las restricciones, se nota, además, que bajó la demanda en hotelería, turismo, retail presencial para venta de salón y vendedores de calle, además de mozos.

Con respecto al home office, hizo alusión a su incorporación forzada como modelo de trabajo.

“En Jobs notamos que las empresas y los trabajadores tuvieron que cambiar el foco para instalar la infraestructura necesaria en las casas, proveer de tecnología y conectividad, algún que otro equipamiento como sillas de trabajo y, sobre todo, software de coordinación y de reuniones|, para poder seguir coordinando las tareas, pero a distancia”, dijo.

Además, sostuvo que quienes conservaron sus empleos hacen grandes esfuerzos de adaptación y aprendizaje, especialmente en lo relacionado a la tecnología y a las habilidades personales para relacionarse con clientes, proveedores, y pares a distancia.

Fases. Al analizar las fases de la cuarentena inteligente, Dos Santos consignó que primeramente se requirió personal para call center y para delivery y piking (armadores de pedidos de súper); mientras que las áreas mayormente afectadas fueron las de administración-finanzas y comercial tradicional, vendedores de calle, etc.

“Al liberarse algunas restricciones se movilizaron requerimientos relacionados a necesidades de adecuación de las empresas a las nuevas demandas, como, por ejemplo, la transformación digital (profesionales en TIC), el home office (adecuación de infraestructura y tecnología domiciliaria), el cambio en los sistemas de ventas y atención al cliente, que se volvieron ‘a distancia’ de manera forzada.

Asimismo, se dinamizaron los servicios de márketing digital, y diseñadores, para responder a las necesidades de flyers para las ventas por WhatsApp”, enfatizó.

A su criterio, el mercado se está acomodando, ya que no todo está dicho en relación al ámbito laboral.

“El nuevo normal estará hecho de idas y vueltas de la oficina a la casa y viceversa, harán falta nuevos perfiles, adaptaciones, aprender y, sobre todo, mucha cintura para poder cambiar rápidamente; lo que se logra con un grupo unido y motivado”, expresó Dos Santos.


Opinión


El boom del home office por cuarentena










Según Enrique López Arce, especialista en empleo, de las 2.000 personas que hacían home office (trabajo desde la casa) en el país antes de la pandemia del Covid-19, se incrementó a 250.000 en la primera fase de cuarentena.
“El delivery y la costura de tapabocas, que se requirieron en masa en la primera fase, ahora ya no son tan necesarios (el 75% de las compras se hicieron en un tiempo vía delivery; ahora el 80% ya es compra en locales)”, dijo.
En ese sentido, el especialista mencionó que de unas 150 empresas encuestadas, la mayoría están solicitando hoy ejecutivos comerciales, auxiliar de cobranzas, cajero/a, repositor, e-commerce.





Dejá tu comentario