País

Eterniza los recuerdos desde hace 36 años en la explanada

 

Sentado sobre un pony de felpa con la Basílica de Caacupé de fondo, esa es la imagen que retrata Valentín Sanabria en la explanada del templo hace 36 años. Hoy están entre once fotógrafos, comenta, mientras se prepara para tomar otra instantánea a visitantes que merodean el lugar. “Mantenemos la tradición fotográfica porque la gente quiere registrar su presencia acá”.

Cada foto que se reproduce en cuestión de minutos cuesta G. 15.000. Se entrega en una especie de díptico con toda la información y la imagen del templo. “No varía el precio”, refiere Valentín al asegurar que en los días de mayor movimiento, el 7 y 8, se mantiene el costo. En esos días –dice Valentín– cada fotógrafo saca al menos 100 fotos al día. Ellos colaboran con un diezmo a la Iglesia y con impuestos a la Comuna.

Dejá tu comentario