Nacionales

Estos son los 10 principales problemas del sistema penitenciario

El Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNP) sintetizó cuáles son los 10 principales problemas del sistema penitenciario, el cual está en crisis y en pleno debate en el Gobierno, tras los últimos sucesos ocurridos en la cárcel de San Pedro, donde murieron una decena de reos.

Un sangriento motín se registró en la cárcel de San Pedro el pasado 16 de junio, a consecuencia de una disputa de liderazgo de dos grupos delictivos, el Primer Comando Capital y el clan Rotela. El incidente dejó 10 muertos y seis heridos.

A esta situación se sumaron una serie de motines y muertes en otras cárceles y se instaló de nuevo el debate de la crisis penitenciaria en el país, cuyo principal problema es el hacinamiento que soportan las cárceles.

A raíz de todo lo ocurrido, la Cámara de Diputados también aprobó un proyecto con el que se declaró en emergencia a todos los establecimientos penitenciarios del país, y el Gobierno dispuso la construcción de más cárceles.

Le puede interesar: Alejandro Buzó: "Lo que sucedió en San Pedro es el fracaso del sistema penitenciario"

El presidente del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNP), Dante Leguizamón, en contacto con Última Hora, sostuvo que la situación actual del sistema penitenciario, que está superpoblado y propicia el crecimiento de grupos delictivos, ya fue identificada en 2018.

Por lo que, a partir de ello, el órgano expuso en este contexto 10 principales problemas, con el fin de que las instituciones pertinentes establezcan políticas preventivas que frenen el crecimiento de la población carcelaria.

1. Abuso de prisión preventiva

De acuerdo con el Mecanismo de Nacional de Prevención, Paraguay ocupa el primer lugar en Latinoamérica y el cuarto en el mundo que alberga a la mayor cantidad de personas privadas de libertad en prisión preventiva. Basado en la legislación vigente, sostiene que esta medida es utilizada sin fundamentos en el país, fuera de los límites legales, y cuando no es necesaria.

2. Hacinamiento

En el país se registró un crecimiento exponencial de la población penitenciaria entre el periodo de 2000 y 2019; de 3.219 creció a 15.740 personas. Según el MNP, el déficit es de 11.000 plazas y, según el Ministerio de Justicia, de aproximadamente 6.200. El estándar internacional recomienda el 7 m² como mínimo para alojar a una persona privada de libertad.

En octubre del año pasado ya se había alertado de esta situación, cuando el Poder Ejecutivo declaró al país en emergencia penitenciaria. En ese entonces, se informó que 11.000 reclusos no tenían un lugar para vivir dignamente.

3. Condiciones de privación de libertad

El informe señala que las infraestructuras carcelarias están deterioradas, además de que en la mayoría de los establecimientos penales no se hace la separación entre los que están condenados y procesados. Un interno con prisión preventiva cumple la restricción de libertad en las mismas condiciones que un interno condenado, y afecta por igual a hombres y mujeres.

4. Acceso al agua

Sumado al problema de hacinamiento e infraestructura, también hay un problema de acceso al agua potable en las cárceles. Un hallazgo del MNP indica que el 11,9% de las personas privadas de libertad en el país no disponen de agua en ningún momento del día, y que solo el 39,2% tiene acceso al agua las 24 horas.

5. Atención de salud

La atención de la salud es calificada por la MNP como deficitaria, porque no existen médicos conforme a la población de un penal, hay un desabastecimiento de insumos y, de acuerdo con el documento de la institución, los servicios no están alineados con el sistema de salud pública.

Hay penitenciarías que no tienen médicos, y que no garantizan la atención de 24 horas. El mes pasado, por ejemplo, se registró un caso en el que un recluso de Tacumbú trasladado al Hospital de Barrio Obrero por una complicación de salud, se le debía hacer autopsia para determinar la causa de su muerte.

6. Traslados arbitrarios

La MNP señala que se hacen traslados de internos de una cárcel a otra sin la necesaria autorización judicial, lo cual desemboca muchas veces en la pérdida de contacto familiar, de jueces y defensores, y puede repercutir en la conducta del interno. Ocasiona suspensiones de audiencias o se incurre en gastos mayores debido a la distancia recorrida para los traslados.

7. Muerte en custodia del Estado

Una investigación de la misma institución reveló que en el sistema penitenciario y en el sistema de justicia juvenil, entre 2013-2016, fallecieron 166 personas. La mayoría por omisión a la salud y violencia; en menor cantidad por siniestros, uso de la fuerza por parte de agentes, en huelga de hambre y suicidio.

En su mayor parte, los casos quedan impunes y no se conceden indemnizaciones a los familiares, quienes también deben ser proveídos de féretros por parte del Ministerio de Justicia. Solo en el penal de Tacumbú de febrero a junio de este año se registraron 14 muertes, seis por causa natural y el resto por homicidios de parte de sus compañeros.

8. Corrupción

En el sistema penitenciario existe un arraigado manejo corrupto de funcionamiento, asegura el MNP, que en su documento remarca que con dinero se puede acceder a distintos espacios, privatizarlos e inclusive lograr “salidas” de las instituciones. En algunas situaciones, las autoridades judiciales hacen pedidos o entrega de dinero, a cambio de la negociación de medidas penales.

Cuando la abogada Olga Blanco se desempeñaba como directora del Penal de Tacumbú, entre 2011 y 2012, se recaudaba en el mercado negro de la cárcel de Tacumbú G. 1.500 millones. La impunidad y los negocios turbios son dos de los principales factores de la crisis penitenciaria, aseguró.

9. Falta de instalación de oficinas

Según el Código de Ejecución Penal, algunas instituciones pueden servir a los efectos de mejorar las condiciones de privación de libertad y, en consecuencia, lograr un mejor control en el cumplimiento de las medidas alternativas. Además, todos los juzgados deben instalar una oficina en las cárceles, pero estas no se encuentran funcionando.

10. Tortura y malos tratos

El informe del Mecanismo Nacional de Prevención detalla en su informe que otro de los problemas son las torturas y malos tratos que, de acuerdo con un estudio relevado, son perpetrados por la Policía Nacional. En una encuesta, el 51% de los presos manifestaron haber sido torturados o víctimas de malos tratos de policías.

Estos 10 problemas detectados en las cárceles del país, afirmó Dante Leguizamón, son como un guía para que las instituciones del Gobierno, con base en ellos, puedan establecer políticas preventivas en el sistema penitenciario.

Lea más: Sangriento motín deja heridos y 9 muertos en la cárcel de San Pedro

Una de las línea de recomendación es pensar en políticas de prevención que ayuden a evitar que se cometan hechos punibles y no tanto a sancionar, o que sea como la única línea de acción que hoy se comete en las calles”, refirió.

Enfatizó que en primer lugar el MNP recomienda la descomprensión de cárceles, que se revisen las prisiones preventivas actuales, que se otorguen menos medidas, o se implementen medidas alternativas a través de medios tecnológicos.

Dejá tu comentario