Estela Ruíz Díaz

Estela Ruíz Díaz

No hay cuevas para huir

En setiembre del 2017, el ignoto gobernador de Paraguarí saltó a las noticias nacionales cuando abandonó Honor Colorado para sumarse al movimiento Añetete. A Miguel Cuevas no le gustó que Horacio Cartes se decantara por Juan Carlos Baruja. Fue un pase clave en términos electorales. En Paraguarí, un territorio abrumadoramente cartista, Mario Abdo Benítez le ganó a Santi Peña por 5.220 votos. En la lista por la diputación se impuso Cuevas, mientras que el oficialismo ganó en las boletas para la Gobernación y Senado.

La simple metáfora de estos tiempos

El domingo, cerca del mediodía, el presidente Mario Abdo Benítez recibió la boca de urna que vaticinaba la peor noticia para el oficialismo. Le puso de mal humor, pero fiel a su estilo, no mostró mucho. La amarga noticia se oficializó apenas cerraron los locales de votación. El independiente Miguel Prieto, con el apoyo de PPQ, Payo Cubas, un sector del Frente Guasu (que no incluye a Lugo ni a Sixto Pereira), no solo daba una paliza a los colorados, sino también castigaba a los liberales.