Política

Especialistas advierten sobre un retroceso institucional

 

Para José Amarilla, consultor y especialista en Inteligencia Estratégica, recurrir a las fuerzas militares para la seguridad interna del país es “una regresión a los tiempos en los cuales las Fuerzas Armadas fueron empleadas muy ampliamente en la represión interna con excusas de criminalidad pero con un propósito político”.

Al respecto, recordó que hoy en día la Policía Nacional es la fuerza de seguridad más grande del país con 25 mil agentes, frente a los 9 mil efectivos militares.

“La experiencia más reciente del empleo de las Fuerzas Armadas en una cuestión de conflictos, como es el caso del EPP, no tiene los mejores antecedentes. Entonces no veo basados en qué experiencia, o en qué antecedentes, qué expectativas, podríamos decir legítimamente que la solución está por ese rumbo. Realmente no entiendo quién puede aconsejar al presidente ese tipo de medidas”, expresó.

Además, sostuvo que históricamente en Paraguay, “recurrir al elemento militar para cuestiones de seguridad interna suele convertirse en una experiencia traumática para la vida política interna del país”.

“Querer darle a los militares fuerza de acción dentro de la seguridad interna del país es una desvirtuación a lo que fue el espíritu de la Constitución Nacional del 1992”, opinó por su parte Carlos Peris, sociólogo y autor de investigaciones sobre seguridad pública.

En ese sentido, señaló que sin una delimitación legal clara y sin una formación previa en la lucha contra el crimen organizado, los militares serán una fuerza inútil.

Indicó que en la región existen grupos conformados por militares que actúan contra el narcotráfico y el crimen organizado, pero cuentan con cierta autonomía de las fuerzas armadas y una formación especializada. Eso no se da actualmente en el país, advirtió. “Si es que uno ve las cosas así como presenta Mario Abdo, hay más riesgos potenciales que beneficios”, aseguró el académico.

José AmarillaCarlos Peris

Dejá tu comentario