Editorial

Esfuerzo de vecinos no puede reemplazar inacción del Estado

Un grupo de vecinos en el Departamento de San Pedro, cansados ante la inacción de las autoridades, decidieron poner manos a la obra y con su propio esfuerzo lograron dejar en condiciones la pasarela de un puente que representaba un peligro para todos ellos. Este es un hecho de autogestión que desnuda –una vez más– la incapacidad del Estado de resolver los problemas de la ciudadanía. Es muy positivo que un grupo de paraguayos sean capaces de unirse y comprometerse para conseguir un objetivo, pero es inaceptable que el Gobierno abandone a la población y no sea capaz de brindarle el bienestar y la seguridad que es derecho de todo paraguayo.

Ante la inacción y las reiteradas muestras de indiferencia por parte de las autoridades municipales, departamentales y del Ministerio de Obras Públicas, los vecinos de la compañía Santa Clara de General Aquino, en el Departamento de San Pedro, se unieron y mediante el esfuerzo comunitario lograron la reparación de un puente sobre el arroyo Piray.

La pasarela hacía tiempo ya había cumplido su vida útil, y constituía un peligro para quienes la utilizaban, pues la estructura de madera estaba carcomida. Los vecinos la seguían utilizando porque este es el único paso a través del cual se puede acceder a comunidades con más de 2.000 habitantes.

Ante el desinterés y la indiferencia a los múltiples pedidos de reparación realizados por los pobladores, estos decidieron conformar una comisión y poner manos a la obra para demostrar que cuando hay unidad todo es posible, expresaron los vecinos en un reportaje publicado en ÚH. Más de cinco comunidades se beneficiaron con el trabajo de los vecinos.

Los vecinos saben que la solución definitiva será que el Gobierno –a través de sus instituciones– construya un puente de hormigón y mientras esto llega, esperan la reparación de alrededor de 20 kilómetros de camino vecinal que se encuentran en muy mal estado, para poder llegar hasta el casco urbano de la localidad de General Aquino.

Sabemos bien que el país tiene grandes problemas. Uno de ellos es, sin lugar a dudas, la pobreza y junto a ella también se debe mencionar la profunda desigualdad. San Pedro es uno de los departamentos con mayor cantidad de población viviendo en situación de pobreza. Pese a todo, estos vecinos no se conformaron con su realidad y lograron cambiarla.

No obstante, y pese al excelente trabajo de la comunidad para gestionar las soluciones, los gobernadores e intendentes son los primeros responsables de esta situación, pues su ineptitud no acepta excusas.

Los municipios y las gobernaciones reciben muchos recursos públicos, y pese a esa realidad son muy escasos sus resultados para la población.

Según reportes del Ministerio de Hacienda, en los últimos diez años las gobernaciones y municipalidades han sido las instituciones públicas que más se han beneficiado con el aumento de los recursos públicos provenientes de royalties y compensaciones.

Es hora pues de que los vecinos que moran en estas comunidades –como la de la compañía Santa Clara de General Aquino, en el Departamento de San Pedro– vean en sus comunidades el fruto de esos recursos.

Y no se debe soslayar en ningún momento que los tres poderes del Estado tienen responsabilidad en la mala gestión de los recursos públicos de las gobernaciones y municipalidades.

Dejá tu comentario